Publicidad

MAGNÍFICOS

Nuestros directores técnicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

El futbol nacional está viviendo un momento de transición. Un momento, en estas lides, equivale a un tiempo de madurez y que, por lo tanto, tarda en dar frutos, pues figuran, en este lapso, diversas variables personales, técnicas y deportivas. Hay que recordar que uno de los distintivos del deporte actual es su intensa competitividad, como un signo de los tiempos que vivimos.

Una de las características de la competitividad es el valor de la persona o, mejor, de las cualidades de cada persona, según el deporte que se practique. Me refiero a la persona dirigente, a la persona deportista y a la persona director técnico o parte del equipo rector. Lo demás es secundario. Basta seguirles la pista a los grandes equipos en el mundo. En todos ellos este trío es esencial, pues esenciales han de ser sus condiciones: capacidad técnica o dominio pleno de la materia, integridad moral y responsabilidad laboral.

Esta introducción tiene como finalidad expresar mi satisfacción por el progreso que se observa en el futbol nacional por la calidad de algunos directores técnicos, la cual no se mide por los títulos conquistados solamente, sino por las tres condiciones citadas. Los títulos no siempre son decisivos en esta valoración, pues estos dependen de diversas circunstancias, pero las tres condiciones dichas sí son determinantes. Tarde o temprano, darán sus frutos, mientras los dirigentes no se dejen dominar por la impaciencia. El futbol europeo nos brinda ejemplos preclaros. En este orden de ideas, el tiempo, el orden interno y la sabiduría en la selección de los jugadores y de los colaboradores constituye una ayuda invaluable. Hago hincapié en el tiempo y en este en el concepto de maduración.

Los actuales dirigentes saben muy bien cuáles directores técnicos poseen materia prima para triunfar. Los hemos visto en el último torneo y en anteriores, y ahí están, documentados, en la cancha, los partidos, donde las decisiones de los directores técnicos constituyen indicadores significativos, y, más que todo, como hemos escrito reiteradamente, la calidad y seriedad de los entrenamientos. Los dirigentes deben darles a los entrenamientos una importancia excepcional por su contenido de examen y correctivos de lo actuado, en la semana anterior y en el mismo proceso, y por el planeamiento y visión de futuro que implica.

Tarde o temprano, darán sus frutos, mientras los dirigentes no se dejen dominar por la impaciencia.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad