Publicidad

MAGNÍFICOS

La Copa de ¿Oro?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Finalizó, el domingo pasado, con todos los honores para la selección de EE. UU. y otro peldaño más para la de Panamá, la edición número 12 del máximo torneo de selecciones de la Concacaf en el majestuoso estadio Soldier Field, de Chicago, donde los estadounidenses conquistaron su quinto cetro , tras sus triunfos en el 91, en el 2002, 2005 y 2007.

Este torneo no tiene el realce de otros en el futbol latinoamericano, pero no debe ser motivo de menosprecio. Más bien, una federación seria está obligada a hacerle frente a este torneo con un equipo bien balanceado no para probar suerte, sino para ascender, o bien, para actuar conforme a un plan de trabajo. Así ha procedido Panamá con sano orgullo y respeto al país. Su ascenso en el futbol centroamericano se origina en la palabra "seriedad".

El futbol costarricense ha actuado en estas justas para cumplir. Ni siquiera para realizar objetivos claros y convincentes. Posiblemente, esta sea una argucia para que los dirigentes disimulen la carencia de éxitos. EE. UU. por su parte, no solo se presentó con un equipo digno, sino que se preparó con seriedad, sabedor de que en cualquier campeonato se puede perder, pero no hay razón alguna para hacer las cosas solo para salir del paso.

El caso de México merece otro tipo de explicación. No poseo los elementos de juicio para emitir un criterio concreto, ni siquiera suponer que los panameños son superiores. Mas, lo que sí queda claro, más allá de toda duda, ha sido la neta superioridad del futbol de EE. UU. no solo por los triunfos obtenidos, sino por la calidad demostrada, que no ha sido improvisación o fortuna, sino apego y realización de un plan de trabajo responsable y con visión de futuro.

EE. UU. puso de manifiesto en estos juegos algunas virtudes balompédicas que no son corrientes por estos lares: presión sobre el contrario en todos los lances de la cancha y rapidez en los servicios, lo cual supone velocidad o anticipación mental.

El buen jugador debe saber antes que le llegue el balón, qué debe hacer en estos lances, todo lo cual requiere un entrenamiento pertinaz. Así juega el Barcelona de España. De los entrenamientos metódicos, intensos y disciplinados salen los campeones. Con lo dicho basta.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad