Publicidad

MAGNÍFICOS

¿Aficionados o delincuentes?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Admiro como el que más a los clubes o equipos que, por décadas, han engrandecido el futbol nacional y que, pese a sus problemas internos y externos, mantienen la llama encendida, año tras año. Me refiero a los dirigentes, a los jugadores y a los aficionados que nos proporcionan la alegría del futbol con espíritu altivo y generoso.

Duelen, por ello, escenas como las representadas en nuestros estadios, cuando este deporte maravilloso se convierte, por la incultura y la vulgaridad de algunos aficionados, en lucha libre en la gramilla, en las graderías o en la calle. Duele porque el deporte, sobre todo el futbol, ha de ser participación comunitaria y familiar, y no, como a veces ocurre, gresca y violencia. Esta desviación del futbol, en varios países, y también en nuestro país nos daña a todos. ¿Cómo no nos va a perjudicar, moral y legalmente, física y deportivamente, si ciertas escenas, como las observadas y sufridas en los alrededores del estadio del Club Sport Cartaginés, este domingo pasado, obra de un grupo de aficionados de la Liga, no fueron ni siquiera expresiones de “incultura y vulgaridad”, sino de delincuencia? Delincuencia. Esa es la palabra apropiada.

Estos delincuentes o candidatos a delincuentes, una docena, que pretendieron vengarse de la derrota de su equipo, la Liga, a punta de pedradas contra los aficionados del C.S. Cartaginés, no tenían motivo alguno para actuar con tanta saña. Ni siquiera podían aducir la emotividad de un encuentro deportivo para atacar, en tierra extraña, al equipo vencedor en buena lid que, además, se ha esforzado en hacer las cosas bien y con pundonor en este torneo. Esta conducta, en estas circunstancias, pone de manifiesto que el futbol nacional se está descaminando. Esta vez los protagonistas fueron aficionados de la Liga. En otras ocasiones han sido los seguidores de otros equipos. Nadie está libre de culpa.

¿Qué hacer ante estos desbordes y contaminación del futbol nacional? Lo que se ha hecho en otros países: la fuerza de la ley, que no es retórica o letra muerta, sino decisión y actuación inmediata, ley en mano, sin contemplaciones, contra los delincuentes revestidos, algunos, dentro y fuera de los estadios, de criminales.

“El futbol, ha de ser participación comunitaria y familiar, y no, como a veces ocurre, gresca y violencia”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad