Publicidad

MAGNÍFICOS

Errores ofensivos y defensivos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Al terminar el partido entre la Liga Deportiva Alajuelense y el Deportivo Saprissa, el domingo pasado, el director técnico del Saprissa, Rónald González, admitió que su equipo había regalado el primer tiempo, así como todas las segundas pelotas y todos los desbordes por los costados. Toda la prensa deportiva, radial y televisiva coincide en esta crítica.

Quienes vieron este partido reflexivamente, no como vehementes aficionados, han de concluir en la misma apreciación, visible y preocupante en los primeros 30 minutos. El Deportivo Saprissa ingresó, al parecer, a la cancha sin una idea clara y concreta de lo que tenía que hacer. El equipo se veía perdido. No logró plasmar en el juego lo que su técnico les había enseñado o pedido en los entrenamientos.

En días anteriores su director técnico había expresado que su atención se centraba en un aspecto relevante: la atención mental, sin la cual no es posible alcanzar el triunfo.

Esta es una de las pocas veces que hemos observado que un director técnico, antes de un partido, haga hincapié en la formación mental. El saprissismo no debe, entonces, sentirse derrotado. Por el contrario, es muy importante que el líder de un equipo se guíe por conceptos o principios correctos.

La capacidad o formación mental es uno de ellos. Tampoco se debe juzgar a un equipo por algunos resultados. Un torneo o campeonato es un proceso. La diferencia entre la Liga y el Deportivo Saprissa es de solo un partido más para el Saprissa. Lo que importa, entonces, a esta altura del campeonato, es el análisis que un director técnico realice. De esta labor mental depende la rectificación o la atrofia de un equipo.

Este campeonato se encuentra en un punto clave, donde el punto de inflexión dependerá, entonces, de la responsabilidad y capacidad del equipo técnico.

Así, evitar los errores, como el domingo pasado, en el juego del Saprissa, es una cuestión determinante sobretodo en la zona defensiva. Un error en la delantera puede corregirse, mas en la defensa o retaguardia, en el orden físico o mental, sobre todo mental, resulta nefasto.

Pensar defensivamente, no lo olvidemos, consiste en prever –ver antes- y también anticiparse (actuar conforme a lo visto).

No logró plasmar en el juego lo que su técnico les había enseñado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad