Publicidad

Magníficos

Cuesta arriba…

La Copa Centroamericana 2013 fue para la Selección de Costa Rica una cuesta empinada.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La Copa Centroamericana 2013 fue para la Selección de Costa Rica una cuesta empinada. Cada partido nos dejó, por ello, un ramillete de dudas con algunas flores de esperanza por los aciertos de algunos jugadores que, al fin de cuentas, lograron inclinar la balanza para el cuadro patrio.

Entre estos, sobresalen aquellos que anotaron en momentos dramáticos, aunque, seamos justos, la gloria correspondió a Pemberton. Hacía mucho tiempo, no veíamos una actuación tan completa y brillante.

La cuesta empinada no fue razón alguna para desalentar o doblegar a nuestros seleccionados. Por el contrario, en el momento decisivo, el partido final, dieron la talla con un despliegue futbolístico inesperado.

Esto quiere decir que fueron, poco a poco, aprendiendo la lección para culminar en el examen final, lo que, en verdad, nos sorprendió, por cuanto lograron dar cuenta de algunas virtudes o especificaciones que no se observan en nuestro campeonato, por más que los críticos profesionales y los que, como este servidor, tocamos de oídas, veníamos insistiendo en vano.

¿A qué me refiero? A las siguientes condiciones o virtudes propias del futbol, ausentes del diccionario del futbol nacional: coordinación, el otro nombre del juego de conjunto, sin el cual este deporte se convierte en una mejenga, al perder su orientación y su guía asentada, en la inteligencia.

En segundo lugar, su anticipación, tanto a la hora del servir el balón a un compañero, como a la hora de impedir que el contrario lo retome.

Ambas acciones exigen una anticipación mental y una percepción clara del juego de conjunto, una especie de labor adivinatoria sobre los movimientos del contrario y sobre el compañero que está mejor colocado para recibir el balón.

En síntesis, se trata de un dominio del espacio de juego mediante la mente y, a la vez, de una labor continua de entrenamiento.

Y ¿por qué algunos equipos logran alcanzar este dominio o excelencia? Por el milagro del trabajo en los entrenamientos.

El trabajo, en verdad, hace milagros, lo cual significa sacrificio personal y colectivo, en el deporte y en otras dimensiones de la vida.

Venturoso el equipo que puede contar, por ello, con un director técnico capaz de enseñar el valor del carácter y la disciplina.

En el momento decisivo, el partido final, dieron la talla. 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad