Publicidad

MAGNÍFICOS

Viene lo más difícil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Bueno, tras el éxito alcanzado en la décima edición de los Juegos Centroamericanos en Costa Rica, comienza ahora la etapa más difícil del deporte nacional: la hora de la reflexión que debe comenzar ya, sin demoras, y que deberá prolongarse hasta los Juegos Olímpicos en Brasil.

Esta labor de pensamiento y de acción tiene, esta vez, un estímulo singular: se monta sobre el éxito, esto es, sobre una camada de jóvenes promesas que ya pusieron a prueba su calidad, por lo que no podemos fallarles a ellos y a los que se habrán de incorporar después. Esto quiere decir que los dirigentes del deporte nacional deben llevar a cabo una verdadera revolución del deporte costarricense.

El semillero y la floración actual deben dar frutos abundantes. Esta esperanza y estas promesas no producirán por la abundancia de palabras o solo por los aportes financieros, tan necesarios, sino por el trabajo. Así de simple. Trabajo: una palabra de vieja estirpe, acuñada en las primeras páginas de la Biblia y en la naturaleza del ser humano, como algo propio y específico, que, enriquecida por la inteligencia, realiza el gran milagro del cambio. Cuando la política nacional y la educación, desde el hogar, se empapen de este concepto esencial, el trabajo perseverante, Costa Rica trazará caminos de gloria en nuestra historia. Tenemos todas las condiciones para dar este salto cualitativo.

El día de la inauguración de estos Juegos y, el domingo pasado, en la clausura, una de las grandes sorpresas fue el número de personas que participaron en el escenario de las medallas y, atrás, la legión de colaboradores, que no aparecen en los medios de comunicación, sin los cuales no pueden conquistarse los objetivos propuestos.

Mover esta masa de personas, para que vayan tejiendo, poco a poco, los hilos de esta programación es labor casi heroica. No pocos dudaron del éxito, pero este ha superado todos los sueños, en cuanto a la calidad del trabajo y las preseas conquistadas.

Viene ahora, como decíamos, la tarea más compleja. Está demostrado que podemos de sobra y que tenemos material humano de calidad. De ahora en adelante el deporte nacional ha de ocupar un sitial de honor en la mesa de la gran política, no en la que se habla, sino en aquella en que se piensa y se hace.

Comienza ahora la etapa más difícil del deporte nacional: la hora de reflexión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad