Publicidad

Magníficos

Un juego decisivo

Dentro de cuatro días, el próximo viernes a las 8 p. m., la Selección Nacional de Futbol comenzará a definir, de manera formal, su situación en el proceso de clasificación en el campeonato mundial de futbol por realizarse en Brasil en el 2014.

Hay partidos en este itinerario meramente preparatorios, como la documentación inicial para emprender un viaje, los hay de simple valoración del equipo y aquellos en que, con el avance realizado, empieza a dibujarse el drama final.

Ahora nos encontramos en la segunda fase en que, poco a poco, a lo largo de estos meses, con el desprendimiento de los equipos que no podrán clasificar para la etapa final, tendremos el cuadro final.

De aquí la trascendencia de los juegos que vienen en estas semanas para ingresar en el bloque de los triunfadores, esto es, de los equipos que marcharán a Brasil el próximo año.

Para los costarricenses esta es una etapa decisiva, no solo por la importancia en sí de los partidos venideros, en estas próximas semanas, sino por el triste recuerdo de hace cuatro años, cuando el futbol nacional recibió un golpe mortal a manos de la Selección de EE. UU. en pocos minutos.

Posiblemente, esta haya sido en nuestra historia balompédica la lección más dura, equivalente, mutatis mutandis, al maracanazo en Brasil, cuando Uruguay hizo trizas los sueños de los cariocas.

Esa lección no debe olvidarse jamás. El futbol, en el que ha de triunfar el pensamiento, ha de ser, por ello, factor importante de reflexión.

No vale, por ello, decir que un partido de futbol, aunque esté rodeado de la aureola de un Mundial, no merece, por una derrota, la angustia de un acontecimiento grandioso disipado.

Es cierto que una derrota no es el fin, pero una gran victoria o un papel honroso en una justa internacional sí puede significar el principio o empellón de un gran cambio nacional o personal.

Creo en las grandes alegrías colectivas, aquellas que penetran todos los poros de una sociedad y que nos hace sentirnos felices de pertenecer a determinada comunidad humana. Los griegos lo supieron hacer.

El deporte ejerce esta influencia social como factor de cambio. Si los gobiernos supieran explotarlo, inteligentemente, extraerían de él beneficios incontables. Falta esta veta en nuestra vida nacional.

Para los costarricenses esta es una etapa decisiva.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad