Publicidad

MAGNÍFICOS

“No concretamos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Los directores técnicos de las selecciones que participan en la Copa Uncaf y con ellos periodistas y aficionados coinciden en la misma crítica: “no concretamos”, ya sea por falta de creatividad, o bien, por incapacidad frente al marco contrario. En fin, nada nuevo. Al parecer, esta es una queja mundial, de la que solo escapan los grandes equipos.

En otras palabras, ¿tiene fundamento real esta crítica? Claro que sí, pues basta seguir el curso de los partidos, nacionales o internacionales, para comprobar su veracidad. Sin embargo, poco ganamos con emitir este juicio. El problema no radica en la escasa eficacia en el espacio vital para las anotaciones, sino en la crítica en sí, por cuanto no se dice por qué precisamente en ese momento cumbre les cuesta tanto a nuestros jugadores anotar. Es decir, la ausencia de concreciones en los partidos de futbol no es la causa de las derrotas o de la mediocridad de muchos partidos, sino el efecto. ¿Cuál es, entonces, la causa de estas fallas? En otras palabras, ¿por qué se pierden las oportunidades claras de gol?

Se pueden enumerar varias causas o fallas: desde el pobre dominio del balón o el nerviosismo, hasta la escasa puntería o el atolondramiento, desde la táctica defensiva del rival hasta la competencia de los defensores. Como estas, hay otras.

Quisiera, sin embargo, reparar en una que recoge casi todos los errores que se cometen en un partido de futbol. Me refiero a la calidad o falta de calidad de los entrenamientos, a cargo de los directores técnicos y de su equipo. Esta falla es, sobre todo, visible y palpable en nuestros países, donde el valor ético de la responsabilidad, de la disciplina y de la dedicación está lejos de satisfacer el cometido profesional de un equipo.

Muchos de los entrenamientos de nuestros equipos no son, como debiera ser, una escuela de formación y de preparación, sobre todo del carácter de los jugadores, lo que requiere tiempo y dedicación, sino mejengas o diversión. Cabe una pregunta: ¿cuánto tiempo se les dedica a los entrenamientos? ¿Qué control se ejerce sobre los entrenadores y sobre su plan de trabajo para corregir, planificar, repetir, repetir y repetir? Son preguntas dignas de análisis.

Me refiero a la calidad o falta de calidad de los entrenamientos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad