Publicidad

Magníficos

¿Un juego decisivo?

Todos los partidos de futbol en un campeonato de cualquier naturaleza son definitivos, por cuanto esta es una definición subjetiva, librada a la emoción de los aficionados.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Suele calificarse como partidos decisivos a todos aquellos que se juegan en un torneo internacional, como los de la fase clasificatoria de un Mundial, y, sobre todo, los de la etapa final. Lo cierto, sin embargo, es que todos los partidos de futbol en un campeonato de cualquier naturaleza son definitivos, por cuanto esta es una definición subjetiva, librada a la emoción de los aficionados. El futbol es así el más generoso de los deportes. En él caben todas las edades y las emociones.

No obstante lo dicho, hay partidos que, por circunstancias o motivos especiales, les compete el calificativo de singulares, aunque todavía no son definitivos. Este es el caso del juego de hoy entre las selecciones de Costa Rica y de Panamá. Una derrota de Costa Rica nos deja en una posición endeble. Una victoria nos catapulta a los primeros lugares. Además, en estos torneos el peso psicológico tiene una importancia primordial. En el partido contra México el tema de la confianza, en sentido negativo, era determinante. La falta de confianza o el temor son causas de grandes derrotas. La Selección Nacional logró pasar con honra este trance. En el partido de hoy, ante Panamá, en cambio, el problema puede ser tener exceso de confianza.

La confianza es un valor engañoso, pues no depende de una decisión general, antes del partido, sino de su realización en cada jugada, en cada encuentro con el adversario, en cada lanzamiento y aun cuando el jugador no está en posesión del balón. Esta actitud de alerta, de estar participando mentalmente en el partido y en el juego de los compañeros o de los adversarios es esencial en el futbol. A esto nos referimos cuando hablamos del futbol como un juego de conjunto con bola o sin ella. El modelo en este sentido es el Barcelona o la selección de España. En ella no hay improvisación, ni exceso de confianza, sino inmersión total en el juego. La síntesis de esta actitud se llama confianza, al punto que pareciera que los jugadores pensaron con anticipación la jugada apropiada. El partido de hoy, pues, nos puede deparar, si actuamos con inteligencia y confianza, el gran salto hacia las puertas de Brasil. Costa Rica necesita este triunfo, esta inyección de coraje y de confianza en nosotros mismos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad