Publicidad

Correr es vivir

Anthony Porras, Periodista de la sección En Forma y amante del atletismo. Un deportista activo.

ir a la lista de Blogs

Lo invito a que la próxima vez antes de pagar una inscripción se averigüe y se informe si ayudará a alguien

Prefiramos las carreras solidarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: José Cordero

Empecemos al grano, directo, como son las cosas. Algunas carreras -muy necesario destacar que no todas- son un gran negocio: cobran caro, inscriben a miles de personas, dan una camiseta que no sirve ni para dormir y no alcanza el agua para todos los participantes oficiales. Y, si le parece poco lo anterior, agreguemos que no colaboran con ninguna obra de bien social. Literalmente, "todo es para adentro".

Hay otras, sin decir nombres, que se esmeran por dar un mejor servicio y además, antes de abrir las inscripciones, dejan en claro que parte del dinero recaudado será para apoyar una institución o algún programa en pro de la ciudadanía. ¡Claro! Probablemente este tipo de competencias no sean de tanto nombre pero sí tiene un buen fin.

Ante estos panoramos, nace la duda, ¿a cuáles asistir? Quizás, así como se lo vendo, usted diga de primeras que la segunda opción es la mejor para todos. Es decir, las carreras solidarias.

Pero, lastimosamente, cuando ya estamos en el momento exacto de decidir, hacemos lo contrario. Nos vamos para la competencia que tenga más presonas inscritas, más años en el calendario pedestre o simplemente donde van a estar más fotógrafos para tener más posibilidades de conseguir un retrato para poner en facebook.

Y, ¡ojo! No estoy quitándome el tiro. Yo también lo he hecho. Lastimosamente.

Sin embargo, hoy mi posición es diferente. Creo que hay tantos eventos disponibles (todos los fines de semana sin temor a equivocarme), que no está de más asistir mínimo una vez al mes a una competencia solidaria.

De esta forma haremos lo que nos gusta: correr y también ayudaremos a los demás. Es una manera de "matar dos pájaros de un solo tiro". Vieras, les confieso, que cuando uno acaba una carrera y además sabe que ayudará a otra persona con el valor de la inscripción, genera no solo la satisfacción de mejorar su salud, acercarse a su objetivo deportivo y demostrar su coraje... sino que también permite cumplir con la cuota de solidaridad que todos debemos tener como seres humanos.

Piénselo y lo invito a que la próxima vez antes de pagar una inscripción se averigüe y se informe si ayudará a alguien. Al rato y lo hago cambiar de opinión. Ojalá que así sea.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One: