Publicidad

Correr es vivir

Anthony Porras, Periodista de la sección En Forma y amante del atletismo. Un deportista activo.

ir a la lista de Blogs

Atletismo

Seamos más conscientes en las carreras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Diana Méndez

Para que una persona progrese necesita saber lo que está haciendo bien y lo que está haciendo mal. Esto le permitirá mejorar.

Eso mismo pasa con el atletismo. Si es que queremos que este deporte siga consolidándose como la disciplina deportiva con mayor crecimiento en los últimos años.

Siempre se habla de los valores del atletismo, la amabilidad de los deportistas y el buen ambiente que se vive, por ejemplo, en las carreras pedestres. Todo lo anterior es cierto y lo hemos tratado en temas anteriores. Sin embargo, hoy quiero referirme a dos temas que deben ser prioridad en este año 2014.

No se trata de "regañar" a nadie. De hecho, ¡que tire la primera piedra, quien esté libre de pecado". Se trata de hacer consciencia y analizar en qué estamos fallando.

El mes pasado, durante el desarrollo de la carrera nocturna de Cartago, llamada Zoom Night Race, los "colados", esos que nunca van a desaparecer del atletismo, hicieron de las suyas una vez más. Al final de la competencia, la organización del evento no tuvo el control adecuado en la entrega de medallas y algunas de estas fueron dadas a decenas de atletas que no habían pagado la inscripción.

Resultado final: Cerca de 200 corredores oficiales pasaron la línea de meta y se quedaron con las manos vacías.

¡Imagínense que colerón! Cancelar el monto, pegarse una sudada para terminar la competencia y que cuando llegue por su presea le digan que ya no hay.

Aquí hubo un fallo de los organizadores, pero ese es un tema que no tocaré. Prefiero que conversemos acá entre "runners". Estamos claros que a veces no nos da tiempo de ir a pagar la inscripción o simplemente andamos tallados de dinero y por eso no cancelamos. En realidad, yo no critico que corran, ¡jamás!, pero sí que hagan fila para obtener la medalla, que se tomen el hidratante y por último que hasta quieran participar en las rifas.

Es un asunto de cultura. No obstante, si queremos seguir siendo ejemplo, marcar la diferencia respecto a los otros deportes y más que eso, sentirnos orgullosos de nuestras acciones, debemos cambiar.

El otro asunto es lo que sucedió al final de la San Silvestre. Ese 31 de diciembre las calles por donde pasó esta prueba quedaron literalmente inundadas de basura.

Y es que no es para menos, fueron poco más de seis mil personas las que participaron en esta carrera. La organización ofreció miles de bolsas de agua e hidratante y todos estos quedaron por unas horas ahí, en el suelo.

Está claro que luego los organizadores pasaron limpiando los barrios. Pero, la pregunta es, ¿por qué botamos tanta basura? En esa prueba yo mismo observé la gran cantidad de bolsas jardín que servían como basureros y que, evidentemente, pocos las utilizaron.

Es nuestro país, son nuestras calles, es el concepto del mundo de los corredores.

Yo creo que podemos mejorar y mucho, nada nos cuesta.

En este año que apenas empieza, no se proponga solo correr la prueba de Al Día, bajar tiempos o hacer su primera maratón. También propóngase hablar con sus amistades que siempre andan de colados para que cambien ese mal hábito, no botar tantas bolsitas de agua al suelo y colaborar con la limpieza de las calles durante la competencia.

Después de efectuar tantos sacrificios como los que se hacen cuando se practica este deporte, solicitudes tan sencillas como las anteriores son menores.

Ojalá este 2014 se avance en estos temas. De hecho, les confieso, yo se lo pedí a los Reyes Magos, espero que me cumplan.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One: