Publicidad

Correr es vivir

Anthony Porras, Periodista de la sección En Forma y amante del atletismo. Un deportista activo.

ir a la lista de Blogs

Atletismo

Sin competencia no hay avance en el atletismo costarricense

FOTO: Rafael Pacheco

En temas competitivos, el atletismo nacional no pasa por su mejor momento.

No hay que ser un experto para comprobarlo. En la actualidad, las carreras pedestres de 10 kilómetros se ganan por lo general con tiempos que sobrepasan los 30 minutos. Un crono, que a nivel internacional, no alcanza para dar pelea.

Pero si analizamos todas las causas de estos fallos, no vamos a terminar nunca.

La falta de apoyo del Gobierno, la escasez de lugares profesionales para entrenar y el tener que trabajar y dedicarse al deporte al mismo tiempo, son, sin duda, las causas más recurrentes que perjudican a los corredores nacionales.

Todo lo anterior lo entiendo perfectamente. No obstante, hay un tema que por más que le doy vuelta no logro aceptar y es el no aprovechar correctamente los fogueos.

Muestra de eso lo que sucedió el domingo anterior durante la Media Maratón Herbalife.

Ahí llegó a competir el guatemalteco Amado García, uno de los fondistas más destacados de los últimos años que han venido a correr a nuestro país. Empero, la gran sorpresa fue la ausencia de varios corredores nacionales.

César Lizano, José Francisco Chaves y Yasser Reyes no llegaron a competir.

¡Claro! Entiendo que Lizano está a días de correr en la Maratón de Nueva York y se encuentra haciendo un trabajo especial.

Mientras que, Chaves viene de competir en una prueba de 10 kilómetros en Estados Unidos por lo que se estaba recuperando.

Aún así, seamos sinceros. Cuesta mucho ver un arduo pique en las carreras de nuestro país.

Las ganas de ver un duelo entre el corredor de Scotiabank y el de Coopenae nos inundan a los fiebres del atletismo y sinceramente, se ve difícil que nos complazcan.

No hay que verlo como un capricho de saber "quién es el mejor", sino más bien de entender la importancia de estos fogueos.

Cada vez que viene un atleta internacional los corredores ticos deberían ver esa carrera como una obligación, esa es la única forma de mejorar.

De lo contrario, seguirán ganando pruebas fácilmente pero con tiempos paupérrimos.

Ojalá que en las próximas carreras en donde lleguen atletas consolidados, los ticos en mejor nivel también digan ¡presente!