Publicidad

El Muro Florense

Felipe Cordero, Joven estudiante y florense. Desde la cuna vive en Heredia, escucha sobre futbol luego de cada comida. Aunque su abuelo, padre y hermano mayor fueron porteros de profesión.

ir a la lista de Blogs

Futbol Nacional

Las realidades del clásico ante Alajuelense

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Rafael Pacheco

He tenido la oportunidad, como la mayoría de ustedes, de poder hablar con los jugadores actuales del Herediano. Hoy no fue distinto.

"Ganen, pierdan o empaten vamos a estar ahí, mientras no abandonen", les dije.

El Herediano del miércoles fue irreconocible, estuvo desordenado, no se vió la habitual picardía por las bandas ni el toque de Yosimar. No llegamos a jugar y en siete minutos Alajuelense nos hizo añicos, nos bailó y goleó. Es doloroso, pues se mostró un juego superior del campeón nacional, esa es la realidad y hay que aceptarla. Mientras, nosotros estuvimos irreconocibles. Y punto.

Aún es rescatable la primera mitad: administramos el tiempo, abrimos marcador con buen juego y Granados, quien nunca defrauda, marcó el primer tanto al vacío.

Más allá de los puntos, de lo que se ve reflejado a un marcador, como dijo, Diego Armando Maradona en su despedida, está el honor en el deporte y lo cito: "La pelota no se mancha", y los jugadores del Herediano, no la mancharon, murieron con las botas muy bien puestas. No solamente jugaron los noventa y tantos minutos sino que hasta a brincos y saltos, como verdaderas hormigas obreras, trabajaron para tratar de maquillar un marcador contundente, ante un equipo que duplicaba las faltas y nos llevaba tres goles de holgura.

Siempre he sido de los que le gusta sufrir por amor, he ahí el exceso de detalles dolorosos y es en este momento donde se dibuja espontáneamente la realidad más importante del partido: si bien nos dieron cátedra a ras del césped, nosotros se las dimos a ellos un metro y medio por encima del mismo. Justo a la altura del corazón, en la misma noche que nos propiciaron la mayor paliza en los últimos años, podemos decir que terminamos, que perdimos, pero sin vergüenza, enfrentando el tiempo regular con honor y garbo. Podemos decir que los caballeros que saltaron a la cancha de visitantes son los guardianes todavía de la integridad deportiva, del honor del escudo florense.

La pelota del partido fue de ellos, pero se fue, sin mancha, por eso no hay excusa alguna para faltar el domingo, con el mejor de los comportamientos, aunque sea duro guardar la compostura contra una afición "acusada de racismo".

Ante la Liga el equipo probó ser mejor equipo, el domingo nos toca ser mejor afición, esto debe ser otra realidad.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo