Publicidad

El Muro Florense

Felipe Cordero, Joven estudiante y florense. Desde la cuna vive en Heredia, escucha sobre futbol luego de cada comida. Aunque su abuelo, padre y hermano mayor fueron porteros de profesión.

ir a la lista de Blogs

Final nacional

A todo chancho le llega su diciembre

FOTO: Manuel Vega

Ha sonado en las apuestas de los conocedores, en todo punto del dial de AM de nuestro país —tierra gobernada por el futbol nacional—, se escuchaba desde hace seis meses: el mismo enfrentamiento que se ha dado con más frecuencia, más ahínco y, lastimosamente, el mismo desenlace Liga Deportiva Alajuelense vs. Club Sport Herediano. Esa será la final del Invierno.

Es el nuevo clásico nacional, como dice mi hermano mayor —liguista de corazón—. Como todos sabemos, nadie escoge a la familia.

Se llegó bien, la semifinal se resolvió desde hace años. Se logró con mucha soltura, a gol por punto, con el hombre del juego, quien no podía ser más que Óscar Esteban Granados y lo repito, él se mueve a la velocidad del pensamiento, su profesionalismo va más allá de mi entendimiento, en definitiva un hombre del cual sus padres pueden sentir orgullo junto al resto del país cuando se lleve mi admiración en la maleta hacia Brasil.

Fue un juego esplendido de parte del Team, no hubo un solo punto bajo, pero tampoco un rival "metido en el juego".

No hay temor, por lo menos no de mi parte para la final. El Morera Soto- ScottiaBank es un escenario donde hemos ganado, hemos goleado y hemos perdido también. Esta vez cerramos en casa como hace cuatro finales, con la diferencia que ahora nuestro equipo ha probado sangre, ha levantado la copa y tiene a un grupo más completo y cohesionado: tenemos jóvenes y tenemos pilares y a Yosimar, a quien, muy honestamente, no sé dónde clasificarlo, por su segundo aire o por su habilidad.

Lo que sí es cierto, y como le he dicho en múltiples oportunidades, lo mío es lo criollo, el futbol de "milpas" y de "conas", por eso les digo: a todo chancho le llega su diciembre y este lo tenemos engordando desde agosto. Tenemos más orden que en el pasado y hemos llegado al máximo poder ofensivo alguna vez registrado en la historia de los torneos cortos, este juego no va a ser "jugando" o por lo menos como nos lo ha enseñado el antecedente, el campeón de esta final, en particular, no gana "jugando", ha ganado midiendo.

Esto es la gran final y el boleto lo aseguramos hace mucho tiempo, lo vimos venir y lo tomamos.

Ahora es cuestión de medir dos veces y cortar solo una, estoy seguro que ésta lección está aprendida, que todos los jugadores están convencidos y dispuestos, con el motivante de que el país entero da a la Liga como campeón, 'porque el Club Sport Herediano pierde en las finales contra ellos'. Así ha sido, también fue cierto que no podíamos ganar un campeonato por 19 años, también fue cierto que nuestros jugadores no brillaban. los que estamos desde hace años, los que vivimos el infierno y la sequía, tenemos el agravante que ese calor inclemente dio un temple único, nos dio clase y no forma, están pesados, medidos y el aceite caliente.

Herediano va por el 24.

Archivo