Publicidad

Tírese a aguas abiertas

No es necesario ser un experto para vivir la adrenalina de nadar en el ma r y dominar las corrientes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Las aguas abiertas son el campo traviesa de los nadadores. A varios metros de la costa, la adrenalina invade los cuerpos al vaivén impredecible de la corriente y nadar se vuelve una aventura inolvidable.

Las aguas abiertas incluyen lagos y ríos, pero lo común es que las competencias sean en el mar.

Y ahí no hay carrileras ni líneas pintadas en el fondo para ver hacia dónde se está nadando. El agua corre libre, un poco más o un poco menos alborotada, y el nadador debe acostumbrarse a “leer” las corrientes para no desviarse más de la cuenta.

Pero no hay que ser un experto para lanzarse a aguas abiertas. El principal requisito es dominar en la piscina la distancia que se nadará en el mar; lo mínimo suelen ser 1.200 metros.

Para Kurt Niehaus, el mejor nadador de aguas abiertas en Costa Rica de la última década, “lo ideal es irse unos días antes de la competencia y nadar paralelo a la playa para quitarse el miedo e irse acostumbrando al agua del mar”. Eso sí, advierte que siempre debe hacerse acompañado por alguien en lancha o en un kayak.

¡Cuidado con la gente!

El principal peligro en el mar no son los tiburones (nunca ha habido un accidente con ellos en competencias nacionales), sino los demás competidores. “Hay que tener mucho cuidado en la salida y al dar las vueltas en las boyas porque es donde se concentran muchos nadadores y es probable salir golpeado”, afirma Niehaus.

Pero usted está viviendo su primera experiencia y no le interesa meterse en aprietos en busca de un puesto. Hágase a un costado del pelotón y espere a que pase la turbulencia. Así tendrá más espacio y no debe temer quedarse rezagado pues en las competencias siempre hay lanchas y kayaks velando por su seguridad.

Una vez que pase las olas, relájese y disfrute de su primera aventura en el mar.

Estos ejercicios le ayudarán en su debut

Nade varias piscinas con los ojos cerrados. Trate de hacerlo en línea recta. Si detecta que se desvía hacia un lado, debe trabajar en su técnica para que en el mar no tenga que levantar la cabeza a cada rato.

”Da mucha confianza nadar largas distancias”, dice Niehaus. Haga 1000, 1500 ó hasta 2000 metros seguidos y practique nadando marinera (con la cabeza afuera) para acostumbrarse a esta técnica.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad