Publicidad

La montaña se respeta

Si lo comparamos con las carreras pedestres, debe cambiar la velocidad, la técnica, la vestimenta y la alimentación para salir avante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Fotos: Rafael Pacheco.

La mayoría de corredores aficionados que se apasionan por las competencias campo traviesa utilizan una frase que es bastante cierta: “la montaña se respeta”.

Y es que desde muchos puntos de vista, participar en una competencia de este tipo implica mucho más cuidado que hacerlo en las habituales pruebas de calle.

Pero vamos con orden. Lo primero es la parte técnica. Normalmente las topografías se resumen fácilmente. Todo lo que sube, tiene que bajarlo.

Quizás por eso, los corredores de “trail” están acostumbrados a todo tipo de terreno, pues, las condiciones los obligan a estarlo si es que desean triunfar.

Según explicó el entrenador de atletismo Federico Mora, existe toda una técnica tanto para los ascensos como para las bajadas.

“Al subir necesita tener una muy buena estabilidad y fuerza en las piernas para no desistir. Mientras que, en las bajadas, lo ideal es mantener la espalda recta pero con una leve inclinación hacia adelante. Además, es bueno que lleve las manos completamente libres para que las utilice de inmediato cuando las ocupe”, comentó el entrenador.

Luego, viene la parte de la vestimenta. Para ejercitarse adecuadamente en la montaña hay que vestir diferente. Las tenis tienen que ser las indicadas para este tipo de terreno (la suela tiene un mayor agarre), y tanto la camiseta como la pantaloneta se recomienda que sean largas. Es decir, que le cubran bastante la piel.

“Uno no sabe con exactitud qué tipo de vegetación se encontrará. Muchas veces las matas tienen espinas o algún tipo de material que pueden lesionar. Es mejor ser precavido”, agregó Mora.

Y por último entra en juego la alimentación. Normalmente en la montaña no se corre a tanta velocidad pero sí durante un elevado número de kilómetros.

Por eso, acá no sirve el agua sino más bien una bebida isotónica para estar más protegido. Mientras que las jaleas, las papas con sal y las frutas no pueden faltar.

Nunca corra solo en la montaña

Nunca, por ningún motivo, se recomienda ir a correr solo a la montaña.

La principal razón es que no se sabe cuándo le pasará alguna lesión que le impida seguir desplazándose y por eso lo mejor es estar acompañado para que lo puedan auxiliar en un caso así.

También hay otro tema que es el de la seguridad. La montaña normalmente no es un lugar seguro. Lo mejor es ir a ejercitarse por rutas que se conozcan bien e ir en grupo. De esta manera las posibilidades de sufrir una desgracia se reducirán.

Por último, siempre es bueno portar la cédula o algún tipo de identificación. Incluso, para que no le estorbe, puede ponerlo debajo de la planta del pie.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad