Publicidad

Después del ejercicio, la temperatura corporal suele llegar a los 38ºC o poco más. Si se sobrepasan los 40º, se llega a un estado incompatible con la vida porque hay desnaturalización de enzimas y no se pueden hacer ciertos procesos metabólicos vitales.

Publicidad