Publicidad

En Forma

Sin comer, no se puede

Por más corta que sea la carrera o aunque sea realice temprano, es mejor que ingiera alimentos.

Redacción

Un emparedado de jamón y tomate, dos rebanadas de pan con mermelada, un poquito de gallo pinto o solamente una taza de café... no importa lo que desee ingerir, pero siempre coma algo antes de hacer deporte.

Para que tenga una idea, esa pequeña merienda representa una obligación, así como que si fuera llevar las tenis. En otras palabras, si no come, nunca se desempeñará a su máximo rendimiento.

¡Ojo! En realidad no tiene que ser una gran comida. No se trata de quedar a reventar, sino de comer una pequeña porción de carbohidratos y líquidos que le aporten nutrientes para reservar en su cuerpo y así reponerlos fácilmente mientras se ejercita.

“En el caso de una carrera, hay que tomar la merienda mínimo dos horas y media antes de iniciar. Siempre se recomienda desayunar lo que normalmente se ingiere. No hacer experimentos sino hacerlo como en los entrenamientos”, recomienda el atleta olímpico César Lizano.

Por su parte, el experimentado corredor Amado García comparte el criterio de Lizano y añade que si la actividad deportiva durará más de una hora, la merienda se convierte en obligación.

“Si se va a durar más de 60 minutos el cuerpo exigirá haber consumido algo y preferiblemente que sean carbohidratos de fácil absorción. También es bueno evitar carnes y lactosa para alejar los dolores estomacales”, dijo.

Recuerde que a pesar de que las frutas son parte de los alimentos a los que más recurren los deportistas antes del ejercicio, hay varias que no son tan positivas. Una es la piña, por su acidez, y la otra es la manzana, pues se considera muy dura para el estómago.

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad