Publicidad

Pregúntele a Gabriela Traña

Trabajos para los corredores de fondo

Se debe procurar un calzado adecuado según nuestro tipo de pisada y horarios óptimos de entrenamiento.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

El proceso de formación para quienes inician la práctica del atletismodebe ser progresivo, poco a poco y con una frecuencia de tan solo unos tres días por semana. La carrera debe ser larga, lenta y continua, así evitaremos la posibilidad de lesiones musculares, articulares y lograremos que el hábito se establezca en nuestro estilo de vida.

Claro está, se debe procurar un calzado adecuado según nuestro tipo de pisada, horarios óptimos de entrenamiento según la disponibilidad de tiempo, alimentación e hidratación acorde con nuestras necesidades específicas y, en la medida de lo posible, hacer uso de técnicas de recuperación y relajación preventivas.

Por su parte, el entrenamiento de resistencia es la esencia de la preparación del corredor de fondo. Consiste en correr a una velocidad moderada y busca mejorar la capacidad cardiovascular, así vamos adquiriendo una mejor forma física y tolerando mayor cantidad de kilómetros cada semana. Además de esto será importante el entrenamiento complementario como pueden ser los trabajos de fuerza y las sesiones de alta intensidad.

La fuerza es una capacidad básica que influye directamente en el rendimiento del corredor. Al desarrollar más esta capacidad, se acelera la recuperación muscular, se evita en gran medida la aparición de lesiones. Y es directamente responsable de la velocidad. Se suele trabajar realizando ejercicios con pesas, haciendo colinas, sesiones de multisaltos o ejercicios con ligas. Por lo general, un corredor hará el trabajo de musculación con poco peso y muchas repeticiones.

Respecto a las sesiones de alta intensidad (sesiones en la pista), estas se refieren al entrenamiento de intervalos que es típicamente definido como periodos repetidos de ejercicio de alta intensidad desarrollado por encima del punto de retorno de lactato (un esfuerzo percibido como “duro” o superior), intercalados con periodos de ejercicio de baja intensidad o reposo absoluto.

Está asociado con un elevado grado de esfuerzo físico, fatiga y malestar agudo, sin embargo, se ha demostrado que produce mejoras relativamente rápidas en el rendimiento de resistencia durante un periodo de dos a cuatro semanas cuando es aplicado consistentemente con la recuperación adecuada.

En general, un corredor de fondo deberá trabajar diferentes áreas que le permitan un desarrollo integral de su capacidad física, no necesariamente en procura de un alto rendimiento deportivo, pero sí con el fin de obtener un beneficio mayor del ejercicio y adquirir una mejor calidad de vida.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad