Publicidad

En forma

¿Cómo correr una maratón?

Experiencia, buen entrenamiento y fortaleza mental son las claves del éxito.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Terminar una maratón es la ilusión de todos los amantes del atletismo. La experiencia, entrenamiento y ante todo su poder mental será el motor que le ayude a finalizar esta difícil prueba.

Una competencia atlética de este tipo consiste en correr 42.195 metros y se considera como una carrera de resistencia que conlleva un arduo entrenamiento para lograr completarla.

Federico Mora, entrenador de atletismo, comentó que esta distancia la divide en tres lapsos cuando ayuda a planificar una carrera de este tipo.

“Los primeros 15 kilómetros de una maratón se hacen con la experiencia y toda la asesoría de los profesionales de quienes usted se empapó durante el proceso de preparación”, afirmó Mora.

Esta primera etapa es fundamental para llevar el paso correcto, no “quemarse”, y de paso, para valorar el desgaste que vamos llevando de cara al trayecto que aún nos faltará completar.

Incluso, este arranque será la base del tiempo final, por lo que hacerlo de una forma correcta es vital para llegar bien a la meta.

Según Mora, el siguiente segmento será a partir del kilómetro 15 y hasta el 30. En ese periodo, el principal factor que influirá es la calidad del entrenamiento que usted realizó.

“Ya en esta parte inicia lo duro porque se empiezan a despegar los competidores, entonces hay que aplicar la estrategia que le haya sugerido su entrenador”, agregó el experto.

Esta estrategia podrá ser llevar el paso a un cierto ritmo o bajar la intensidad a pesar de que se quede un poco rezagado, pero le ayudará a cargarse de fuerzas para hacer un cierre fuerte.

Efecto mental

En el epílogo de una maratón, su principal arma será su poder mental, asumiendo que usted entrenó, que cuenta con la suficiente capacidad de resistencia y un buen paso.

Los kilómetros más próximos a la meta no los correrán sus piernas, sino sus pensamientos.

“Esos últimos kilómetros se hacen eternos, las piernas te vibran, la fatiga ya es amplia y lo único que te da fuerzas es todo lo que vas pensando. Ahí la mente se convierte en un aliado o un enemigo”, contó Mora.

Ante esto, lo mejor es que tenga recuerdos que lo motiven y que lo comprometan a seguir esforzándose hasta el final.

Recordar todo lo que ha entrenado, las personas que fueron testigos de su pundonor y el deseo de cumplir un objetivo no lo dejarán darse por vencido.

Por último, recuerde que en la primera maratón de su vida nunca importará el tiempo ni el ritmo que usted hizo. Acá lo que sí importa es que usted cumplirá el sueño de todo amante del asfalto: llegar a la meta y decir ¡corrí con éxito una maratón!


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad