Publicidad

Podría ayudarle a su sistema inmune

¿Entrenar resfriado?

Romper con la rutina de entrenamiento para guardar reposo no necesariamente es la solución para curarse de un resfrío; un poco de ejercicio hasta le puede dar un empujón a sus defensas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

¡Aachú!.... esa primera sensación extraña en la garganta, en la nariz o en la boca que reconocemos como un síntoma inequívoco del resfrío que está por venir.

Tan bien que iba mi entrenamiento, tan cumplido que estaba con el gimnasio, tan emocionado que estaba con la carrera del fin de semana, tan...

Sí, tantas cosas que se interrumpen con un resfrío, ¿o no? ¿Es realmente necesario parar de entrenar cuando se está resfriado? ¿Se bajarán las defensas? ¿Me hará mal?

“Está comprobado que el ejercicio de intensidad baja o moderada estimula el sistema inmune favorablemente”, explica el médico deportivo Gustavo Castillo, “siempre y cuando los síntomas involucren solo la parte superior de las vías respiratorias (del cuello para arriba)”.

Es decir que en esa fase en la que ya se sienten los primeros arrebatos del resfrío no hay por qué interrumpir el ejercicio; solo hay que tener el cuidado de limitar su intensidad y de mantenerse bien hidratado, explica el doctor, porque durante un resfrío es más fácil deshidratarse.

“El ejercicio ayuda positivamente si es moderado o suave, pero en altas intensidades puede empeorar el estado porque compromete el sistema inmune”, concluye Castillo.

Con calentura no

El reposo es la mejor opción si los síntomas empeoran o si llega la fiebre.

“Si el atleta presenta fiebre, el ejercicio es absolutamente contraindicado porque aumentaría las demandas nutricionales y metabólicas del organismo”, que está invirtiendo sus mejores energías en combatir al virus invasor, asegura Castillo, quien trabaja con atletas de alto rendimiento en el Comité Olímpico Nacional.

En ese caso es mejor parar uno o dos días hasta recuperarse bien que darle más vida al resfrío y arriesgar una recaída que puede ser mucho peor.

Una vez que los síntomas mejoran y ya no hay fiebre se puede retomar el ejercicio de baja intensidad y aumentar el volumen y las cargas del entrenamiento poco a poco conforme los síntomas desaparecen hasta retomar el nivel previo al resfrío.

No haga ejercicio si...

1. En general si los síntomas están por debajo del cuello.

2. Tiene fiebre.

3. Siente que le falta el aire incluso estando en reposo.

4. Siente congestión en el pecho.

5. Los músculos o el cuerpo le duelen.

6. Presenta vómito o diarrea.

Aún puede si...

1. Los síntomas están por encima del cuello, es decir congestión nasal y dolor de garganta.

2. Los síntomas mejoran o se mantienen estables.

3. Se siente vigoroso y no presenta debilidad muscular.

4. La intensidad de su entrenamiento es suave o moderada.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad