Publicidad

Las manos, la nuca, el core y las ingles son los lugares donde más se libera calor. Colocar esponjas o hielo ahí ayuda a mantener el cuerpo frío.

Publicidad