Publicidad

En forma

Preocúpese por la técnica de los brazos

Las extremidades superiores nos darán equilibrio y ayudarán a desarrollar más fácilmente la velocidad.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Cuando pensamos en mejorar nuestra técnica al correr siempre hablamos de la zancada, el ritmo del paso y hasta de la forma en cómo colocamos la planta del pie. No obstante, pocas veces se habla de una de nuestras armas letales al correr: los brazos.

Estas extremidades no solamente serán parte vital para tener un buen equilibrio mientras corremos, sino que también son primordiales para reducir el trabajo que se hará con las piernas.

“El movimiento de los brazos debe ir acorde con el paso que llevamos. Si es enérgico y constante nos servirá como impulso durante el ejercicio y facilitará la velocidad”, aseguró el entrenador de atletismo Alberto Brenes, quien a la vez recordó que los brazos deben ir a la misma velocidad que nuestras piernas.

¿cómo colocar los brazos?

Para tener una buena técnica en el braceo no se debe ser un experto, sino que más bien es un asunto de “lógica corporal”.

Según explicó el entrenador, si intentamos correr con los brazos tensos y pegados al cuerpo notaremos como no tendremos el equilibrio necesario ni tampoco podremos correr a una velocidad elevada, pues todo el esfuerzo estaría haciéndolo las piernas.

“La forma correcta es llevar los brazos flexionados, formando un ángulo de 90 grados. No deben estar ni muy tensos ni muy flojos, sino que más bien que sirvan como un tipo de impulso a la hora de correr”, aseguró Brenes.

Quizás a usted le pasa que al siguiente día de salir a correr no solo es víctima de un dolor de piernas, sino también de brazos arratonados. Antes esto, la mejor recomendación es hacer trabajo de pesas. El gimnasio le ayudará a fortalecer y preparar los brazos para cuando tengamos que correr largas distancias con las extremidades flexionadas.

Es importante recordar que los brazos tampoco podrán ir muy separados del cuerpo. La distancia entre los codos y el tronco será de unos 10 centímetros. No obstante, esto no es una fórmula matemática, no se preocupe, sólo corra con los brazos distendidos.

A la hora de estar corriendo, los puños no podrán llegar a la altura de la boca, porque estaríamos exagerando el movimiento. Además, cuando hagamos el braceo hacia adelante los codos no sobrepasarán nuestro cuerpo. Lo que se busca con los brazos es una forma de impulsarnos, un apoyo en cada paso que damos. Sin embargo, no por eso vamos a extremar el movimiento.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad