Publicidad

En Forma

Mister Gym realizó una clase bastante auténtica

Acudió esta semana al gimnasio Gold’s Gym en Moravia y se movió al ritmo de la música de Lady Gaga y Beyoncé.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Fotos: Melissa Fernández.

Debo admitirlo, las clases de baile nunca han sido mi prioridad; más bien, mis preferidas son las de ejercicios funcionales. Sin embargo, esta semana me metí a una sesión de Zumba distinta, auténtica... que me hizo disfrutar como nunca.

La imparte el instructor Luis Zeledó n  en el gimnasio Gold’s Gym en Moravia -por cierto uno de los centros de acondicionamiento físico más tecnológicos del país- y fiel a las sesiones que ofrece este bailarín, la clase fue totalmente original. De hecho, con toda la experiencia que tengo en esto del mundo del “fitness” y nunca había asistido a una así.

Dura lo normal: una hora. Empero, la principal diferencia se dio en la metodología. Inició con 30 minutos de Zumba habitual. Las primeras dos canciones sirvieron para activar el cuerpo, aumentaron el ritmo cardiaco y prepararon los músculos para un esfuerzo mayor.

Al principio se bailó salsa dura, merengue, cumbia, reggaeton y no faltó el soca. Eran movimientos localizados y con una buena técnica. Y, sinceramente no me costó elaborarlos, solo me solté.

Sin embargo, al cumplir 30 minutos y cuando ya me bajaban chorros de sudor, Zeledón dijo: “ahora sí, viene lo bueno”.

Se trataba de bailar música de dos grandes cantantes: Lady Gaga y Beyoncé. La primera especialista en pop. Mientras que la segunda es una maestra del R&B.

En ese momento la clase de baile aeróbico se convirtió en una improvisación de pasos que me hacían sentir como todo un experto del baile. Es más, era como seguir una coreografía de las que estas cantantes ejecutan en sus conciertos. ¡Lo disfrutaba y mucho!

Sin darme cuenta, los minutos seguían pasando, el sudor ya empapaba mi camiseta y el trabajo en las pantorrillas, los cuadríceps y hasta en los brazos (había que hacer mucho juego con ellos) se notaba en demasía.

Bad Romance, Poker Face y Alejandro no podían faltar entre las canciones que bailamos de Gaga. Halo, Crazy in love y Single Ladies estuvieron dentro del repertorio de las de Beyoncé.

La canción Telephone que precisamente es interpretada por estas dos cantautoras no podía faltar. Esa fue una en las que me vi mejor haciendo la dinámica del “un, dos, giro y conteste el teléfono”. Sin duda, diversión y ejercicios al mismo tiempo.

Les confieso, la sesión fue todo un jolgorio. Eran secuencias sensuales, mucho movimiento de hombros, espalda y zona pélvica. Además, se hacía énfasis en la expresión corporal. Por eso, Zeledón con frecuencia nos pedía una sonrisa o un grito. Todo esto, hizo que un hombre musculoso como yo se olvidara de la pena y más bien derrochara talento.

Por último, quemé cerca de unas 700 calorías. ¡Tremenda ganancia! Clase recomendada.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad