Publicidad

Mister Gym

Las clases de acondicionamiento físico estimulan todo el cuerpo

Mister Gym completó con éxito una extenuante sesión de acondicionamiento físico esta semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Me lo recomendaron y de una vez lo apunté en la agenda: los miércoles a las 6:30 p. m. en el gimnasio Top Fitness en Tibás imparten una sesión de acondicionamiento físico que derrota a todos los asistentes.

Como a Mister Gym le gustan estos retos, de inmediato me sometí esta semana a la prueba.

Me presenté con el instructor Mario Artavia y de una vez me lo advirtió, “debe darle duro”. Sin embargo, yo ya estoy acostumbrado a esto, me relajé y disfruté al máximo la sesión que consistía en ejercicios que a simple vista parecían fáciles de hacer, pero al ejecutarlos fue lo contrario.

Le subieron el volumen a la música que, por cierto, era como de guerra, de esas que usan los militares en los entrenamientos y ¡cómo no!, sí eso era lo que se aproximaba, un entreno similar a los que hacen los soldados.

De esta forma dio inicio el calentamiento; a los tres minutos, mi primera gota de sudor caía suavemente por mi rostro.

Jumping, rodillas arriba, talones atrás, brincos constantes y secuencias de resistencia se combinaban y se ejecutaban a un ritmo bastante fuerte. Cada ejercicio duraba menos de 30 segundos y se cambiaba, logrando que los practicantes no se cansaran de hacer lo mismo.

A los minutos, la lírica de guerra finalizó y con ello se acabó el calentamiento. Por mi mente pasaba un sentimiento de alegría, pues ya el aire me hacía falta.

Posteriormente, el profesor empezó el estiramiento en el momento preciso, pues los músculos estaban activados y era el periodo exacto para prepararlos de cara a un esfuerzo mayor.

Y así fue. Llegó el siguiente bloque, un poco de trabajos localizados en el tren inferior (de la cadera hacia abajo), en que predominaron las sentadillas, esas que también parecen fáciles, pero son sumamente difíciles.

Por dicha mis piernas están acostumbradas al fuerte trabajo en la máquina de press y se vio reflejado en la sesión, ¡estos músculos no han salido por casualidad!

Volví a ver el reloj y aún faltaban 30 minutos, sin duda, el cansancio era más grande de lo que debía ser, considerando que apenas llevábamos la mitad.

“Tomen agua”, dijo Artavia y la disfruté como agua en el desierto; menos de un minuto y la sesión inició de nuevo.

Ahora sería un trabajo para el tren superior (de la cadera hacia arriba), para eso se hicieron ejercicios de kickboxing, tales como, ganchos, golpes laterales y directos y así se brindaban estímulos en los brazos y sin tener que hacer las típicas rutinas monótonas.

Al finalizar, para terminar de ejercitar todo el cuerpo, tomamos una colchoneta y de inmediato nos tiramos al suelo.

Cerca de 15 minutos de trabajos abdominales, además se hicieron ejercicios para fortalecer la zona lumbar y ahí terminé de comprobar cuál es el secreto de estas clases grupales: se trabaja todo el cuerpo en tan solo 60 minutos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad