Publicidad

Oblicuos: Colóquese de lado y contraiga los oblicuos, es decir, esos royitos que tanto nos incomodan. El movimiento es corto pero intenso. Hágalo de forma continua y cambie de lado. No olvide que una pierna debe estar flexionada.

Publicidad