Publicidad

En Forma

10 errores que se hacen en los gimnasios

Fallar en temas de higiene o respeto podrían hacer que lo expulsen del gym.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Hay gimnasios con piscina, jacuzzi, los que solo tienen pesas y hasta los que son solo para mujeres. Sin embargo, sin importar a cuál usted asiste normalmente, existen una serie de reglas generales que debe cumplir.

Estas van mucho más allá de la técnica o el peso en cada ejercicio. Nos referimos a las normativas relacionadas con el aspecto de respeto entre los atletas.

Cabe destacar que a pesar de que cada centro de acondicionamiento físico tendrá sus propios estatutos, no podemos obviar que existen una serie de “leyes” relacionadas con la higiene y el bienestar social de los clientes que se deben respetar siempre.

Luis Alonso Rodríguez, instructor físico del Gimnasio Golds'Gym Radisson, explicó que con el crecimiento de gimnasios en nuestro país es importante educar a los deportistas para que se sepan comportar dentro de las instalaciones deportivas.

Asimismo agregó que todo es un asunto de poder ser amable.

Ante esto, con ayuda del experto generamos una lista de 10 acciones que son incorrectas y en caso de hacerlas, podríamos tener problemas, incluso, como la expulsión del cliente.

Es normal que los deportistas tengan que sudar y en muchas ocasiones esta expulsión de líquidos generan un mal olor que es desagradable para los demás. Antes de ejercitarse, recuerde usar desodorante, crema o incluso una loción. Durante el ejercicio séquese el sudor con su paño personal.

Cuando se paga una inscripción en un gimnasio, quiere decir que la persona tiene el derecho de utilizar las máquinas, no adueñarse de ellas. Nunca falta el individuo que mientras descansa en cada serie muscular se queda sentado en la máquina y no le gusta compartirla. Simplemente es un asunto de ser amable

Si usted es de los que utilizan barras o mancuernas y al finalizar las deja tiradas, comete un gran error. Los instructores están para hacer rutinas y corregir las técnicas, no para recoger lo que los socios dejan tirado. Si se es ordenado, no tendrá problema otro día en encontrar sus implementos.

En las horas pico, es decir, cuando hay más personas entrenando, por lo general, en la noche, las máquinas de ejercicios cardiovasculares como la banda sin fin, la elíptica o la bicicleta estacionaria no se pueden usar más de 20 ó 25 minutos. Esto porque la demanda es muy alta y en muchas ocasiones no alcanza para complacer a todos los socios, así que sea considerado y préstela un ratito.

“Si no se aguanta el peso, mejor bájelo”. Este dicho queda apenas para aquellos quienes utilizan mancuernas y al terminar las repeticiones las tiran al suelo porque ya no aguantan. El problema va mucho más allá de dañar el equipo o de destruir las instalaciones, lo preocupante es la lesión que podría desencadenar que un peso le caiga en los pies o en otra parte del cuerpo. Se debe ser más cuidadoso.

“Si no se aguanta el peso, mejor bájelo”. Este dicho queda apenas para aquellos que utilizan mancuernas y al terminar las repeticiones las tiran al suelo pues ya no aguantan. El problema va mucho más allá de dañar el equipo o de destruir las instalaciones, lo preocupante es la lesión que podría desencadenar que un peso le caiga en los pies o en otra parte del cuerpo. Se debe ser más cuidadoso.

Llegar a una máquina o a una banca y encontrarla sudada es de los aspectos más odiados por los atletas. El paño debe ser de uso obligatorio. Y no es para andarlo en el hombro, al contrario, póngalo en los respaldares para que otros no sientan su sudor.

Las clases grupales son un ejemplo donde suceden varios errores. Por ejemplo, están los que entran y salen de las mismas cuando les da la gana, no solo es un irrespeto para el instructor, sino también para todos los asistentes. También están las personas que se burlan de los demás porque no bailan bien o no logran hacer las repeticiones. Nadie es experto y el que lo sea, no tiene por qué comportarse así.

Nunca faltan las personas que se creen instructores físicos y pasan corrigiendo la técnica de los demás o incluso sugiriendo ejercicios. Recuerde, para eso están los expertos, quizás por intentar ayudar podríamos más bien generarle algún tipo de lesión a los deportistas.

La ropa deportiva es sencilla: pantaloneta, camiseta y tenis. Ahora, también predominan las licras y enterizos de compresión, hasta ahí todo va bien. El problema es cuando se entrena sin camisa, o las mujeres que visten con ropa muy pequeña que hacen que algunos socios se puedan sentir ofendidos. Ante esto, lo ideal es utilizar una vestimenta tradicional para evitar algún tipo de molestia.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad