Publicidad

En Forma

Ejercítese y disfrute al mismo tiempo

Mister Gym se fue a hacer Zumba. Disfrutó, quemó calorías y conoció gente agradable.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Con esto de las fiestas de fin de año noté que en mi vida hacía falta algo: aprender a bailar.

Pero como yo soy un hombre deportivo, conseguí una opción que “mata dos pájaros de un solo tiro”, el baile aeróbico o también conocido como Zumba.

Por eso, esta semana visité la academia Baile Fitness en Alajuela centro y me metí a una sesión de esta disciplina que cada vez gana más adeptos.

La clase era impartida por Edward Monge, un moreno espigado de esos que simplemente nacieron para bailar, su ritmo era pegajoso. De hecho, a los minutos, entré en confianza, me solté y mostré todo mi repertorio.

El calentamiento fue intenso. De fondo, se escuchaba un merengue de esos que hay ahora, son como una mezcla con electrónica lo que genera que el ritmo sea muy rápido, ideal para activar el cuerpo y hacer una correcta entrada en calor.

El calentamiento tardó unos 10 minutos y se sudó bastante. Me atrevo a decir que el inicio es arduo, no cualquiera lo completa, tienen que tener una buena condición así como Mister Gym.

Luego llegó el turno de la cumbia. Saltos, la base de uno, dos y atrás y hasta el estilo de brazos arriba (marcando los pasos) no faltaron. Les confieso, vieras como se disfrutaba. Y lo mejor es que se siente el trabajo en las piernas, esto de bailar no es jugando.

Minutos después sonó el regaeton. y con ellos el perreo, los movimeintos de Puerto Rico. En fin, no me quedé atrás, mostré lo mío. ¡Qué algarabía!, el salón de la academia se convirtió en una pista de baile de esas en que se derrocha talento y la gente quemaba cientos de calorías. Sin duda, ese es el secreto de estas sesiones.

Para recuperarnos un poco y tomar aire, la intensidad bajó. Ahora bailamos chá, chá, chá, la base se hacía de puntillas, así lográbamos estímulos en las pantorrillas, el objetivo es claro: sacar el máximo provecho de cada acción.

Las risas iban y venían y el sudor ni se sentía o mejor dicho no había tiempo para pensar en eso. Mejor, cada persona se ejercitaba al máximo, pues para cerrar se puso un poco de hip hop.

En resumen, me ejercité por 60 minutos y ni lo sentí; además, quemé cerca de 700 calorías y conocí gente agradable. Un éxito.

“El baile representa una buena opción para las personas que se quejan de los deportes como correr o las pesas”

Mister Gym

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad