Publicidad

Los entrenamientos militares se imparten en los gimnasios

Mister Gym hizo una clase de entrenamiento militar en donde comprobó qué tan fuertes son estas sesiones.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Algunos le llaman a estas sesiones “boot camp” y otros entrenamiento militar.

Lo cierto del caso es que consiste en realizar combinaciones de ejercicios funcionales a una fuerte intensidad y pocos descansos.

Hace tiempo que me vienen comentando de estas rutinas y yo como soy un hombre de retos, lo asumí y me fui a una clase de este tipo que imparte Julio Castro en el gimnasio George Angulo Fitness en San Francisco de Dos Ríos.

La sorpresa sería desde el arranque: el instructor llevaba mancuernas, barras, bolas medicinales y abdominales, ligas y muchas colchonetas. De una vez lo saqué por lógica, esto no iba a ser nada fácil; pero fiel a mi estilo, eso me motivó para sacar fuerzas.

La clase inició con un estiramiento y calentamiento que se fusionó, eran ejercicios localizados, un poco de sentadillas y también de presión en zonas como las pantorrillas y los cuádriceps.

De pronto, sonó un silbato y no era el paso del tren ni mucho menos, era el mismo Julio, que se apoderó de un pito y lo vi como el anuncio de lo que se aproximaba, un entrenamiento arduo.

Al instante, nos pusieron a correr a todos en forma circular, me sentía bastante bien. De hecho, estas clases en las que he participado últimamente me han ayudado a desarrollar la capacidad aeróbica y lo he demostrado.

Entretanto, el instructor empezó a colocar estaciones, en cada una se hacían dos ejercicios, uno aeróbico y el otro anaeróbico. Como bien lo decía Julio: “No todo son las pesas, no todo es bíceps, tríceps o pectorales. Hay que trabajar de verdad”, y sin darse cuenta, me tiraba un dardo y en general a todos los amantes de las pesas, que creíamos antes que los resultados solo se ven con las máquinas biomecánicas.

Lo agradable de estas sesiones va mucho más allá de las ganancias físicas que ofrece. El apoyo entre los compañeros, las risas y ante todo el estado de compañerismo era latente, se daban muchas uniones para hacer los ejercicios con una buena técnica.

Algunas secuencias que se hacían en las estaciones eran las abdominales, lagartijas, saltos fuertes, bíceps y tríceps con ligas. Todo esto era la prueba de que acá se ejercita todo el cuerpo.

Sin darme cuenta, los minutos pasaron, no me aburrí ni mucho menos perdí el tiempo. Al contrario, recomiendo totalmente esta clase, especialmente si se anda buscando nuevos estímulos en los entrenamientos físicos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad