Publicidad

En Forma

Ejercite la zona lumbar

A pesar de que es una parte del cuerpo que muchos dejan de lado, representa una opción de mejorar el rendimiento.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Lumbares con paño: Colóquese con las piernas abiertas, la espalda recta y las manos extendidas. Con la punta que está majando el paño, llévelo hacia el centro y luego hacia el lado opuesto. Para terminar vuelve a la posición inicial. Manténgase erguido en todo momento.

Manuel Vega

Lumbar básico: Acuéstese boca abajo y con las manos extendidas hacia atrás. Eleve el tronco como despegando el pecho del suelo. No separe las puntas de los pies del suelo. Suba y baje muy despacio.

Manuel Vega

Rotación con bola: Se debe hincar y mantener la espalda recta. Tome un balón y dóblese hacia atrás, es decir, rote el torso hasta el punto máximo que su cuerpo lo permita. Así estimulará la zona lumbar. No exagere el movimiento para no lesionarse.

Manuel Vega

Saludo al suelo: De igual forma debe hincarse y mantener la espalda recta. Con los brazos totalmente extendidos, debe girar el torso y llevar el brazo derecho hasta tocar el piso. Luego, cambie de lado. Sentirá un estímulo notorio en los lumbares.

Manuel Vega

Buenos días sentado: Siéntese sobre un banco y sostenga un palo detrás de la nuca. Baje el torso hasta un punto que su condición física lo permita. Luego, vuelva a la posición inicial para repetir la ejecución.

Manuel Vega

Buenos días de pie: Colóquese de pie, con las piernas un poco abiertas. Lleve el palo atrás de la nuca y baje el torso. Es muy similar al ejercicio anterior solo que acá estará de pie. Recuerde hacerlo lento y con una buena técnica.

Manuel Vega

Lumbares con paño: Colóquese con las piernas abiertas, la espalda recta y las manos extendidas. Con la punta que está majando el paño, llévelo hacia el centro y luego hacia el lado opuesto. Para terminar vuelve a la posición inicial. Manténgase erguido en todo momento.

Manuel Vega

Lumbar básico: Acuéstese boca abajo y con las manos extendidas hacia atrás. Eleve el tronco como despegando el pecho del suelo. No separe las puntas de los pies del suelo. Suba y baje muy despacio.

Manuel Vega

Rotación con bola: Se debe hincar y mantener la espalda recta. Tome un balón y dóblese hacia atrás, es decir, rote el torso hasta el punto máximo que su cuerpo lo permita. Así estimulará la zona lumbar. No exagere el movimiento para no lesionarse.

Manuel Vega

Saludo al suelo: De igual forma debe hincarse y mantener la espalda recta. Con los brazos totalmente extendidos, debe girar el torso y llevar el brazo derecho hasta tocar el piso. Luego, cambie de lado. Sentirá un estímulo notorio en los lumbares.

Manuel Vega

Buenos días sentado: Siéntese sobre un banco y sostenga un palo detrás de la nuca. Baje el torso hasta un punto que su condición física lo permita. Luego, vuelva a la posición inicial para repetir la ejecución.

Manuel Vega

Buenos días de pie: Colóquese de pie, con las piernas un poco abiertas. Lleve el palo atrás de la nuca y baje el torso. Es muy similar al ejercicio anterior solo que acá estará de pie. Recuerde hacerlo lento y con una buena técnica.

Manuel Vega

Seamos sinceros, siempre se piensa en entrenar los bíceps, pectorales, abdominales y hasta las piernas. Pero, ¿quién piensa en la zona lumbar?, lastimosamente son pocos.

La parte baja de la espalda se ha dejado como tercera o cuarta opción. De hecho, muchos atletas la entrenan cuando tienen que “rellenar” la rutina o incluso solo cuando prácticamente los obligan los expertos, lo que refleja que no saben lo que hacen.

Según explica el instructor físico Claudio Jiménez, la zona lumbar representa una opción de mejorar el rendimiento.

“Lo que pasa es que sobre los lumbares recae mucho peso. Asimismo, en cualquier deporte tiene que ver con la postura, equilibrio y soporte del propio cuerpo. Por lo que si no se tiene fortalecida, aparecerán los problemas físicos”, expresó el entrenador.

Además, si le sumamos las equivocaciones que cometemos al no sentarnos con la espalda recta o al caminar jorobados, los problemas incrementarán.

Y es que, ¿a quién no le ha dolido la espalda? Es de esas sensaciones incómodas a las que todos le huimos. Ante esto, es mejor que la estimule si quiere su bienestar.

“Los ejercicios para esta zona se deben hacer con muy buena técnica y lentamente. El objetivo es fortalecer y no lesionarse, debe tener cuidado”, dijo Jiménez.

Con ayuda del experto generamos una rutina que se pueda hacer en casa y así notar la diferencia la próxima vez que entrene.

En esta sesión se hacen cuatro series de 12 repeticiones cada una. Se efectúa tres veces a la semana.

*En la galería adjunta podés encontrar los ejercicios y su descripción.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad