Publicidad

Salud Deportiva

¿Qué es la distensión muscular?

Esta dolencia viene llamada de esta manera ya que su mecanismo de acción simula un tipo de jalón del tejido muscular.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Con frecuencia escuchamos decir, o nosotros mismos mencionamos, la famosa frase que dice: “tuve un tirón en el músculo”. Esta dolencia viene llamada de esta manera ya que su mecanismo de acción simula un tipo de jalón del tejido muscular, y es por esto que comúnmente a las distensiones o elongaciones musculares se les conoce con el nombre de “tirón”.

Es de las lesiones más benignas y de mejor pronóstico dentro de las dolencias musculares. En las distensiones de músculos, la aplicación de una fuerza de estiramiento excesiva sobre el área produce una tensión exagerada de sus fibras, sin llegar a provocar su ruptura. Estas lesiones afectan especialmente a los músculos superficiales, como el recto femoral, el semitendinoso y el gastrocnemio.

Este cuadro clínico se manifiesta con dolor agudo y dificultad para mover la extremidad donde se presenta la distensión. Generalmente el dolor suele aumentar a la palpación y cede con el reposo. Durante la actividad física, existe una mínima pérdida de la fuerza muscular que permite continuar el ejercicio al precio de una pequeña molestia que suele agravarse si no se detiene en el momento indicado. Es común escuchar que al principio de la lesión se señala un punto preciso, pero que al pasar las horas la sensación de dolor se ha ido extendiendo a lo largo de la estructura.

Para diferenciar entre esta y otras lesiones musculares comunes en el atleta, es importante saber cómo sucedió la lesión y cuáles son sus características específicas, de esta manera su especialista podrá obtener una idea más clara de lo que sucede sin tener que recurrir a pruebas y exámenes innecesarios para su diagnóstico.

En los casos de distensión leve, el reposo de la zona lesionada, para que el músculo relaje sus fibras, y la aplicación de frío durante las primeras 24-48 horas, son los pasos a seguir para la pronta recuperación la cual suele presentarse en un período entre 4 y 7 días. En casos más severos, se recomienda además la aplicación de un vendaje compresivo que ayudará a acelerar el proceso de curación junto al uso de antiinflamatorios orales, pomadas analgésicas y masajes de la zona afectada.

A partir del día tres y hasta el siete, se recomienda el retiro del vendaje y la movilización pasiva y estiramientos suaves de la extremidad, acompañado de un programa de ejercicios elaborados por un profesional. En esta fase el pedaleo suave en la bicicleta estacionaria es recomendado para ir introduciendo la actividad física al cuadro y se podrá ir intensificando el ejercicio gradualmente.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad