Publicidad

En forma

¿Espejos mentirosos?

A pesar de que no en todos los gimnasios ocurre, en algunos no se refleja la imagen correcta de cómo realmente somos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

¿Quisiera saber si es cierto que en los gimnasios hay espejos que hacen ver nuestro cuerpo diferente a cómo realmente es? Esta consulta la envió José Brenes, un lector de la sección En forma.

La inquietud de Brenes se sustenta en la creencia de que los espejos en los gimnasios presentan el zoom acorde a lo que se busca.

Es decir, en la parte de ejercicios cardiovasculares hacen que las personas se vean más delgadas, mientras que en el área de pesas, hacen ver los músculos más grandes o “hinchados”.

“Hasta dónde yo sé, eso no existe. Todo es un asunto de mentalidad, si usted se está viendo a un espejo y cree que se ve más delgado, así lo creerá, la mente es muy poderosa”, explicó Jonathan Pérez, quien es entrenador personal y visita diariamente varios gimnasios en el área metropolitana y asegura que nunca ha confirmado que eso se dé.

Aunque no cree que suceda, Pérez tampoco considera imposible que alguien recurra a esos trucos, pues según él “en esta vida de los gimnasios todo se puede dar”.

Por su parte, Kenny Salas, es instructor físico de la cadena de gimnasios George Angulo, afirma que esta es una práctica que no es nueva; al contrario asegura que se da y con un propósito desleal.

“Hay gimnasios que lo hacen en modo de estrategia. Está comprobado que los espejos son parte de la motivación para los deportistas, entonces se colocan en posiciones específicas, buscando que el atleta se sienta bien físicamente”, destacó Salas, quien asegura que en cadenas de gimnasios como en la que él trabaja esta práctica nunca se ha dado.

Según Salas, en otros casos lo que ocurre es que se compran espejos con diferentes dimensiones, es decir, no se compran los adecuados para una sala deportiva, entonces se cometen estos errores más que todo por un asunto de ignorancia a la hora de adquirirlos en las tiendas.

Además, no olvidemos que si nos fijamos en el espejo durante el entrenamiento es probable que nos veamos más “grandes”, por un asunto de que las fibras musculares se están rompiendo y se produce ese crecimiento por el tiempo de la rutina. Tras algunos minutos de relajación el cuerpo volverá a la normalidad.

Estar mirándonos constantemente en los espejos deben ser una regla de cualquier gimnasio. No es asunto de vanidad, sino más bien de verificar con frecuencia que estemos haciendo una buena técnica en cada ejercicio. No importa que efecto tenga el espejo, usted enfóquese en ver el movimiento que hace.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad