Publicidad

Salud Deportiva

¿Qué hacer en caso de una fractura nasal?

En la vida diaria del deportista existe el miedo constante a lesionarse.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

En la vida diaria del deportista existe el miedo constante a lesionarse. Entre los traumas importantes y más comunes en temas faciales se encuentran los de tabique nasal.

El tabique nasal es una estructura parecida a una lámina, constituida por hueso y cartílago, que conforma una pared interna entre ambas fosas nasales. La nariz es la región más prominente de la cara, lo cual explica que frecuentemente se vea afectada por lesiones de tipo traumático. El 66% de ellas resulta de golpes laterales, comunes en futbol, baloncesto, boxeo y artes marciales entre otros; y el 23% es resultado de golpes frontales, típicamente vistas en caídas de ciclistas o atletas de hockey o béisbol.

¿Qué hacer ante una posible fractura? Muchos se paralizarán al únicamente pensar en esta posibilidad, debido a que este cuadro sin razón alguna ha sido dramatizado mucho más de lo normal; sin embargo, encontrarán que su atención inmediata y su manejo posterior no es cosa de otro mundo. Las fracturas aisladas de la nariz no implican una pérdida importante de sangre y la hemorragia, por lo general se detiene sola. Para ayudar a detener el sangrado se puede apretar la nariz, a nivel del entreojo aproximadamente; inclinar la cabeza hacia el frente y abajo y aplicar un trozo de hielo por algunos minutos en la zona. Importante mencionar que no se debe echar la cabeza hacia atrás y mucho menos acostar al paciente, pues podría complicar el cuadro general.

Durante actividades deportivas importantes, suele resolverse la hemorragia (para poder concluir la práctica) introduciendo dentro de la fosa nasal sangrante, algún taco de algodón o gasa embebido de jalea de petróleo (vaselina); esto siempre y cuando no haya una fractura donde el hueso se vea expuesto y la hemorragia sea abundante. En este caso se debe trasladar al paciente, y de inmediato, a un centro médico para iniciar a la mayor brevedad una cirugía. Si hay un rasgo de fractura, pero los huesos están alineados y la persona no nota ninguna diferencia con su nariz de siempre, se pueden utilizar analgésicos y antiinflamatorios, y no es necesario intervenir. En caso de que el hueso de la nariz se vea hundido o haya una deformación evidente, será necesario reparar.

Aunque solo a vista el panorama puede ser desolador, no es necesario operar de inmediato. Se pueden esperar varios días para la operación, para que la inflamación baje y se aprecie la magnitud del problema. A veces, al comienzo se nota una gran diferencia y, pasados unos días, la nariz vuelve a su fisonomía habitual. O al revés: puede parecer que solo está hinchada, pero al desinflamarse se distingue mejor la fractura.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad