Publicidad

En forma

Insanity es para los valientes

Una clase de este tipo de entrenamiento físico no necesitó de ningún tipo de pesa para poner a sudar por completo a Mister Gym.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Escuché a mis amigos hablar de una clase de Insanity supuestamente muy fuerte y que la dan en el Gimnasio Multispa. Por eso, esta semana me puse las tenis y fui a comprobar qué tan cierta era esa teoría.

La clase es impartida por el instructor Dennis Bermúdez, quien se puso frente a los asistentes y explicó que todos los ejercicios se realizan utilizando el propio peso y resistencia corporal. Ante esto, mi pensamiento fue: “esto es pan comido”.

El calentamiento inició muy diferente a los habituales en estas clases. Eran ejercicios en circuitos que duraban medio minuto cada uno y se repitieron tres veces, en donde la intensidad subía poco a poco. Me agité, empecé a sudar pero lo completé y mostré quien es Mister Gym.

Luego vino el estiramiento, que se ejecutó muy bien, pues se hizo hasta el momento en que el cuerpo estaba totalmente caliente.

El instructor detuvo la música y dijo “haremos cinco ejercicios diferentes, cada uno durará un minuto y todo se repetirá para hacer dos vueltas completas”: Me puse nervioso, pero recordé mis horas haciendo pesas.

Sin embargo, cuando iniciamos, el salón se volvió algo similar a un centro de entrenamiento militar, todos como soldados. Al suelo las lagartijas, arriba pegando brincos, hacia los lados de cuclillas y en un solo circuito trabajamos todo los músculos.

Ganándome unos cuantos segundos en cada ejercicio (sin que nadie me viera), logré terminar la segunda vuelta y con ello el profe pidió que tomáramos agua, ¡gracias a Dios!

Al volver, iniciamos un trabajo en parejas. Prueba sólida de que esta clase es diferente a los típicos videos convencionales y rutinarios de Insanity. Se hizo mucho trabajo de piernas, de esos que te entretienen y te olvidas del dolor, ¡Claro! Al otro día te acordarás.

Terminó esa etapa y mis piernas empezaban a temblar. Muchos se quedaban en el suelo, empero mis músculos son grandes y fuertes y aún resistían.

Otro poco de agua y venía el cierre. Era otro bendito circuito, de esos que te exprimen y que a pesar de que cada ejercicio en esta ocasión solamente duraba 30 segundos, la intensidad la convierte en una prueba sumamente dura.

Lo acepto, tenía tiempo de no sudar tanto. Mi camiseta quedó estilando y en 60 minutos ejercité todo el cuerpo con una clase moderna que me mostró que el Insanity es para gente valiente.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad