Publicidad

Pregúntele a Traña

Lo básico para hacer ejercicio correctamente

Para practicar ejercicio, hay una serie de actitudes que debemos desarrollar para alcanzar con éxito nuestros objetivos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Además de una alimentación bien estructurada, un plan de entrenamiento adecuado, un chequeo médico completo y la implementación deportiva correcta para practicar ejercicio, hay una serie de actitudes que debemos desarrollar para alcanzar con éxito nuestros objetivos.

Estas actitudes se basan en virtudes que permiten al deportista ser cada vez mejor. Sin importar de que deporte o nivel se trate, todo ser humano está en la capacidad de optimizar su forma física.

De qué le sirve a un corredor saber que si entrena a 5 minutos por kilómetro logrará la marca deseada en maratón, si carece de la virtud de “esforzarse” para hacer el entrenamiento de cada día y descubrir que no se trata solo de hacer las cosas bien una vez, sino que consiste en un trabajo “constante” donde cada sesión de entrenamiento y cada detalle de la recuperación cuenta como ingrediente indispensable para alcanzar la meta propuesta.

Es así como el esfuerzo y la constancia representan esas virtudes que nos dan la seguridad y confianza que se requiere en la competencia, pues al cumplir con el plan propuesto nos sentimos capaces de superar cualquier obstáculo.

Y qué nos puede decir un atleta de deportes de conjunto, como voleibol, baloncesto o futbol, que entrena “respetando” y siendo “disciplinado” en cada sesión para lograr un puesto en el equipo titular y sin embargo muchas veces no es llamado a ser el jugador para ese torneo. Lo que conlleva a armarse de paciencia para esperar su turno, para ganarse el lugar dentro del equipo y demostrar de lo que es capaz, así como un atleta de natación cuando por tan solo centésimas de segundos no logra la marca mínima para clasificarse. Es ahí cuando a pesar de todo si tenemos “pasión” continuamos, nos levantamos y trabajamos con más ganas, con nuevas energías y con la experiencia acumulada que solo nos da el tiempo.

Por su parte, qué hace un ciclista o un triatleta con la mejor bicicleta e implementos deportivos si no posee la “fuerza de voluntad” para subirse en su vehículo y cumplir exitosamente con su entrenamiento en esos días de lluvia, viento, frío o calor. Pues es gracias a esa fuerza de voluntad que un deportista se levanta aún sin amanecer para ejercitarse y después se prepara para ir al trabajo, o apaga su programa favorito para acostarse temprano y hacer la sesión del día siguiente o deja de comer algún alimento que sabe no le hará bien para el entrenamiento de la mañana. Es en esos momentos donde un deportista deja de ser aficionado para convertirse en un atleta.

Hay actitudes que debemos desarrollar para alcanzar nuestros objetivos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad