Publicidad

Pregúntele a Gabriela Traña

Alimentos funcionales

Entre algunos ejemplos destacan aquellos alimentos naturales que contienen ciertos minerales, vitaminas, ácidos grasos, fitoesteroles, fibra y sustancias antioxidantes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La dieta desempeña un papel determinante en las distintas etapas de la vida y es un factor implicado en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades, junto con los hábitos de vida saludables; como lo es practicar ejercicio en forma constante, eliminar hábitos tóxicos (tabaco, exceso de alcohol) y la disminución del estrés.

Dentro de este concepto surgen los llamados alimentos funcionales, los cuales son definidos inicialmente en Europa, en 1999 por un grupo de expertos coordinados por el ILSI (International Life Sciences Institute), según el cual "un alimento funcional es aquel que contiene un componente, nutriente o no nutriente, con efecto selectivo sobre una o varias funciones del organismo, con un efecto añadido por encima de su valor nutricional y cuyos efectos positivos justifican que pueda reivindicarse su carácter funcional o incluso saludable".

Es decir, alimentos que por sus bondades nutricionales nos ofrecen un mejor estado de salud y bienestar físico.

En este sentido, el sector científico busca diversas opciones de alimentos funcionales que confirman la existencia de una fuerte relación entre los alimentos que se consumen y el estado de salud de la población así como la prevención de enfermedades específicas. A su vez la industria alimentaria dado si interés económico, donde obtienen entre un 20 y 25% extra del valor de las variedades clásicas busca incrementar sus ganancias.

Entre algunos ejemplos de alimentos funcionales, destacan aquellos alimentos naturales que contienen ciertos minerales, vitaminas, ácidos grasos, fitoesteroles, fibra, sustancias antioxidantes, los alimentos modificados y enriquecidos en este tipo de sustancias y los probióticos como el yogur, que tienen bacterias vivas de efectos beneficiosos para la salud.

Esto ha llevado actualmente según la OMS (organización Mundial de la Salud), que al caminar por los pasillos de un supermercado de cualquier país desarrollado abunden los anuncios que promocionan los beneficios de suplementos alimentarios como el ácido docosahexanoico (omega-3), los licopenos o los antioxidantes.

”Agregarle vitaminas a un dulce no lo hace más saludable”, dice el doctor Francesco Branca, director del departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS, y comenta que si la adición de vitaminas alienta a las personas a consumir dulces en exceso, se puede afirmar que eso es dañino. Por lo que se debe recordar que ante todo tipo de producto comestible se ha de tener claro que el disminuir calorías vacías, reducir los altos contenidos de sal, de grasas saturadas y colesterol debe ser prioridad dentro de una dieta óptima.

Aunque los alimentos funcionales son susceptibles de mejorar la salud, hay que valorarlos en su justa medida y disfrutar de ellos sabiendo que, aunque resultan beneficiosos y aportan un complemento saludable a una dieta y estilo de vida apropiados; NO CURAN ni PREVIENEN por sí solos alteraciones ni enfermedades y que NO SON INDISPENSABLES, sino una opción a tener en cuenta en circunstancias concretas ( deportistas de élite, personas que padecen alteraciones o enfermedades como diabetes, obesidad, alteraciones digestivas, etc.) y que su inclusión en la dieta deberá ser valorada previamente por un profesional.

* Bibliografía consultada: Página de OMS, www.who.int/bulletin

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad