Publicidad

Salud Deportiva

¿Qué hacer al sufrir un esguince de tobillo?

Estos se clasifican en: grados I, II y III de acuerdo a los datos clínicos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Cuando sufrimos una torcedura de tobillo por lo general lo dejamos pasar sin mayor atención, solo colocamos un “ vendaje” y tomamos analgésicos, pero conforme pasan los días la inflamación y el dolor van cediendo y la capacidad para apoyar y caminar va tomando fuerza.

Sin embargo, quienes han pasado por esta experiencia y no le han dado el tratamiento adecuado notan que el área afectada se encuentra un tanto deforme y logran ver una pequeña masa, sin dejar de lado la frase: “qué raro, siempre se me tuerce el mismo tobillo”.

Los esguinces de tobillo son una de las lesiones más frecuentes del deportista y pueden producirse en cualquier tipo de actividad. El ligamento astragaloperoneo anterior es el que más se afecta y, tras su lesión, pueden aparecer secuelas (dolor crónico, inestabilidad crónica). Las lesiones van del simple estiramiento a la ruptura completa, en ocasiones con ruptura de varios ligamentos y lesiones asociadas (tendones, huesos y cartílago), de las que dependen la gravedad y el pronóstico del esguince.

Estos se clasifican en: grados I, II y III de acuerdo a los datos clínicos. Para reconocer qué tan severa es nuestra lesión debemos saber: si al momento del incidente podemos o no mover la articulación, si el dolor es muy intenso o tolerable, si la inflamación es inmediata o se tardó algunas horas en aparecer, o bien si son posibles o no el apoyo y la marcha. La evolución de un esguince grado I o II es en promedio de 10 a 16 días respectivamente, con un tratamiento adecuado.

Lo primero que se indica es colocar hielo inmediato para contrarrestar la inflamación. Si vemos que es leve, antiinflamatorios, hielo durante las primeras 72 horas y fisioterapia con vendajes funcionales es lo indicado. Si la lesión es más seria se recomienda realizar un US de tejidos blandos para conocer qué tan comprometida está la zona y una Rx para descartar fractura ósea. Ante esta situación se debe considerar uso de tobilleras especiales, seguido de un programa de fortalecimiento y propiocepción.

Anteriormente el tratamiento consistía en inmovilización de la articulación; sin embargo, en la actualidad se prefiere la movilización temprana y rehabilitación progresiva

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad