Publicidad

En forma

Evite la fatiga muscular

Debe entrenar solo lo que sugiera el entrenador. Además hidrátese muy bien y reciba terapias como los masajes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Entrenar más de la cuenta, no dormir bien e irrespetar los planes alimenticios son parte de las causas que desencadenan fatiga muscular en un atleta.

Con este nombre le conocen los educadores físicos al agotamiento o cansancio que disminuye el rendimiento deportivo.

Entre las consecuencias que genera este mal se encuentra: falta de energía para completar los entrenamientos, aparición constante de acumulación de ácido láctico (calambres musculares) y hasta aburrirse más fácilmente de los ejercicios que deben hacer.

Por eso, si hay un consejo que se debe seguir al pie de la letra es el de entrenar únicamente lo que indica su rutina.

Carlos Bermúdez, educador físico, explicó que cuando se aumentan las cargas de trabajo el riesgo aumenta notablemente.

“Si un entrenador elabora una rutina, él sabrá por qué sugirió esa carga. Si está bien hecha no debe de generar un desgaste físico como para ser víctima de una fatiga”, comentó el educador.

Por otro lado aparece el tema de la alimentación. Antes de un esfuerzo físico es vital tener una reserva de glucógeno que brinde las energías que necesita el cuerpo para ejercitarse. De lo contrario, simplemente no tendrá ese “combustible” para derrotar con garantías el entreno.

Asimismo entra en acción la hidratación. Recuerde que esta será importante para evitar los calambres en el cuerpo. Tener una buena cantidad de nutrientes como el sodio y el potasio, además de los electrolitos que se pierden en grandes cantidades, normalmente en pruebas que superan los 60 minutos lo brindan únicamente las bebidas isotónicas.

Además, no deje de lado los acostumbrados carbohidratos, como las pastas antes de una actividad deportiva.

Por último para reducir estos males hay que recurrir a diversas técnicas de recuperación.

“Prácticas como los masajes pos-competencias, ejercicios acuáticos y entrenamientos de recuperación, son esenciales ya que ayudan a bajar las cargas que acumulan los músculos y a la vez contribuyen a la relajación corporal”, finalizó Bermúdez.

Un buen consejo es dormir ocho horas diarias. Recuerde su cuerpo no puede ser una máquina que no reposa. Mientras descansa los músculos tomarán fuerzas para empezar de nuevo un entrenamiento de alta intensidad.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad