Publicidad

En Forma

Melvin Badilla: Un deportista luchador

Ni siquiera ser víctima de un cáncer gástrico pudo hacer que Melvin Badilla se alejara de su vida deportiva.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Luego de ser víctima de un cáncer gástrico que le dejó como resultado la pérdida de su estómago y que los médicos le pronosticaran una contextura demasiado delgada para el resto de su vida, Melvin Badilla agarró fuerzas y demostró que es todo un valiente.

Este herediano de 35 años de edad, vivió hace 36 meses una experiencia muy dura.

Todo inició con un fuerte dolor de estómago que lo obligó a visitar un centro médico. Ahí, los galenos le dijeron que era una simple gastritis y le enviaron medicamentos habituales.

Sin embargo, el problema siguió y el dolor aumentó. Badilla visitó una clínica privada en donde le hicieron exámenes como por ejemplo una gastroscopía que dejó claro cuál era el problema.

“El resultado indicó que tenía un cáncer gástrico que ya estaba muy desarrollado. Tenía que ser operado casi de inmediato”, comentó este padre de tres hijos.

A pesar de que en ocasiones la extracción no es completa, en el caso específico de Melvin si tuvo que ser así debido a lo avanzado que estaba la enfermedad.

“Cuando me operaron los médicos dijeron que al dejar pegado el esófago con el intestino delgado mi metabolismo iba a ser muy diferente. De hecho la alimentación cambió por completo a partir de ese momento”, comentó.

Y es que efectivamente, Badilla tiene que hacer entre ocho y diez comidas diarias para no perder peso tan fácilmente.

Lo que se busca es que el metabolismo esté funcionando regularmente, por eso, cada tres horas debe ingerir comidas.

Incluso, en poco tiempo -luego de la operación- Badilla pasó de pesar de 78 a 62 kilogramos. No obstante, en ese momento fue cuando inició el cambió.

“Empecé a seguir un plan alimenticio al pie de la letra y a entrenar muy fuerte en el gimnasio. Las pesas me empezaron a ayudar a ganar masa muscular y fui ganando peso”, expresó.

“Debido a mi organismo, al terminar la rutina de ejercicios pierdo entre uno y dos kilogramos. Ante esto, debo comer principalmente carbohidratos y proteínas apenas finalizo la sesión deportiva para recuperarme”, dijo.

Hoy, Melvin pesa 75 kilogramos y ha tenido una recuperación envidiable luego de su operación. No solo superó un cáncer sino que también se convirtió en un deportista luchador.

“Dios nunca va a enviar una prueba que no se pueda superar. Yo me esforcé al máximo y pude derrotarla con mucho esfuerzo”

Melvin Badilla

Deportista

“Todos tenemos algo porqué luchar. En mi caso, mi esposa y mis hijos fueron la mayor inspiración”

Melvin Badilla

Deportista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad