Publicidad

Natación

Cuide los hombros cuando nade

Tener una buena técnica en cada ejercicio, hacer un correcto calentamiento y combinar la natación con una rutina de pesas especializada, son las claves para no lesionarnos cuando nadamos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

A pesar de que la natación es un deporte de bajo impacto en donde la posibilidad de lesionarnos son pocas, esto no la excluye del riesgo durante su práctica.

Precisamente hay una parte del cuerpo que con frecuencia suele presentar molestias cuando hacemos este deporte, nos referimos a los hombros.

Y es que el denominado tren superior (de la cintura para arriba) es víctima de mucho desgaste si no tenemos una buena técnica, en especial los hombros. Todo se debe a que en cada brazada tendríamos que hacer un esfuerzo mayor del habitual, con lo que el riesgo de una lesión aumenta.

“Las lesiones de hombros suceden con cierta regularidad en este deporte. Hay varias causas, pero entre las principales está cuando se aumenta las intensidades o las cargas de trabajo sin ningún fundamento, entonces lo único que estamos haciendo es exigirle a esta articulación un esfuerzo mayor del que puede hacer”, destacó el entrenador de natación Federico Salas.

Otra causa frecuente es el no calentar de una forma correcta. Esta es una práctica errónea que expone los músculos a esfuerzos a los que no están preparados.

“La gente sigue sin entender la importancia de hacer un buen calentamiento, en cualquier deporte será muy importante, no solo activa los músculos sino que los prepara para poder realizar con éxito el ejercicio”, dijo Salas.

No podemos dejar de lado el tema de reforzar el sistema muscular con trabajo en el gimnasio. Hacer mínimo una vez a la semana rutina de pesas, nos ayudará a fortalecer los músculos y con ellos se reducirán notablemente las posibilidades de sufrir lesiones en el deporte.

“Lo mejor es que todo atleta combine su actividad deportiva con pesas. El trabajo en el gimnasio es tan importante que yo lo considero como una obligación para poder alcanzar el éxito en cualquier disciplina deportiva”, finalizó el entrenador.

¿Cómo puedo calentar antes de entrenar?

Puede iniciar con un trote suave alrededor de la piscina que dure unos cinco minutos. Seguidamente puede realizar un minuto de sentadillas y uno de lagartijas, la idea es que prepare los músculos del cuerpo de cara al trabajo que haremos. Ya dentro de la piscina se debe ir trabajando gradualmente, no se adelante.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad