Publicidad

En Forma

Primero aprenda y luego ejecute en el gym

Mister Gym visitó esta semana un gimnasio en donde recibió una clase de acondicionamiento físico; al inicio le enseñaron la técnica y después los ejercicios.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

En algunos sitios le llaman entrenamiento funcional, en otros son sesiones de Crossfit, pero en el gimnasio Gold’s Gym Radisson a estas clases les llaman entrenamiento real.

No sé a ustedes, pero a mí por el simple nombre, me llamó la atención y por eso me fui a hacer esta clase el pasado martes.

María Alfaro es el nombre de la instructora. Y durante los 60 minutos que duró la sesión, siempre estuvo ahí de cerca para corregir los movimientos, cumpliendo a cabalidad con su labor.

La clase inició con un calentamiento pero de esos que te exprimen desde el arranque. Aquello que se empezaba muy despacio “ya no se usa”. Ahora, la entrada en calor es muy fuerte.

Se hizo una combinación de jumping, saltos, rodillas arriba y hasta de tocarse los talones con las manos de forma rítmica.

Les soy sincero, me preocupé y bastante. En tan solo cinco minutos sudaba más de la cuenta y estaba cansado. La verdad, no sé si le dí más duro de lo normal, pero ya estoy acostumbrado a este tipo de entrenamientos, por eso intenté mantenerme tranquilo.

Con los músculos activados y aceleradas las palpitaciones de cada deportista, se acababa el calentamiento y se asomaba “lo bueno”, o mejor dicho, la especialidad de la clase.

Alfaro indicó que teníamos que tomar una barra delgada. Su peso era nulo pero ideal para lo que íbamos a hacer.

“Vamos a trabajar la técnica. Imagínense que esa barra pesara 100 libras. Es vital que ejecuten muy bien cada repetición”, explicaba la entrenadora.

En realidad, esto se llama originalidad. Es una forma atractiva y diferente de enseñar.

Al instante, nos puso a hacer sentadillas, remo, y un poco de trabajo de hombros en donde siempre se involucró la barra en cada movimiento.

En palabras sencillas, era una forma de prepararnos para lo que se aproximaba.

Y es que efectivamente, luego pasamos a hacer el Wod (trabajo del día). En esta ocasión se trató de ejercicios en parejas o tríos.

Como a Mister Gym le gustan los retos, me puse con dos jóvenes, pues íbamos a darle duro.

La rutina iniciaba con saltos a un banco, es un ejercicio de alto impacto y mucho desgaste pero que ayuda a desarrollar la potencia y explosividad.

Posteriormente, llegó el turno de hacer Push Press que es un trabajo de hombros en donde se utiliza los kettlebells ( que por cierto, estaban bastante pesados).

Luego había que tirarnos al piso y hacer sit up, que es una especie de abdominales de fuerte intensidad, en donde se ejercita todo el recto abdominal.

Como que si fuera poco y para que nadie dijera que el trabajo fue fácil, se cerró con los ous. Estas son unas sentadillas con barra lo que dificulta aún más el trabajo.

Innovadora y entretenida, sin duda, una buena clase grupal.

“Al hacer estos trabajos en parejas o tríos se promueve la diversión y se reducen las posibilidades de caer en la monotonía”

Mister Gym

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad