Publicidad

En Forma

La imaginación es parte del spinning

Mister Gym acudió esta semana a una clase de ciclismo bajo techo en donde le hicieron creer que subía el volcán Irazú.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Al llegar a la clase de spinning que imparte Jonathan Quirós los martes en el gimnasio George Angulo Fitness en San Francisco, pasó algo extraño: los asistentes entregaban un papelito, pues, las “bicis” se reservan debido al auge de esta clase.

Por suerte, quedó una disponible y ni lerdo ni perezoso me amarré las tenis y la tomé de una vez. A las 6:30 p. m. iniciaba la clase de spinning o mejor dicho de imaginación.

Y digo esto, porque desde el inicio, Quirós se convirtió en orador, de los mejores que he visto en estas sesiones deportivas y confieso que he asistido a muchas.

“Hoy vamos a ser un equipo. Todos haremos juntos un gran trabajo, empecemos a pedalear y a hacer una correcta entrada en calor”, decía el instructor mientras hacíamos el calentamiento.

Para eso, ejecutábamos muchos trabajos de intervalos, en donde no se utilizaba tanta resistencia sino más bien un pedaleo explosivo y rápido.

Eran combinaciones en donde todos nos ejercitábamos por 30 segundos sentados y 30 segundos de pie sobre los pedales. Sinceramente, me sentía muy bien, el ambiente era agradable y mi físico me permitía completar la rutina sin ningún problema, a pesar de que esto de los ejercicios cardiovasculares no son mi fuerte.

“¿Cómo se sienten?”, expresaba el entrenador y todos los asistentes respondían en coro: “¡Muy bien!”, pero, ¡claro! Llevábamos menos de 10 minutos y aún quedaba muchísima energía.

En ese instante, el instructor dijo que trabajaríamos la fuerza y con ello empezó el incremento de cargas. Aquí iniciaba el trabajo arduo. Quirós es de esos tipos que no se les va una, se me quedaba viendo y no podía hacer trampa; cuando había que aumentar la resistencia lo tenía que hacer, además soy Mister Gym, no podía quedar en mal.

Se utilizó mucho la posición número tres (de pie sobre los pedales y manteniendo la espalda recta e inclinada hacia adelante) pues la fuerza era abundante y costaba demasiado pedalear.

Luego, hicimos una dinámica muy atractiva. El profe, dijo: ”imagínense que vamos subiendo el volcán Irazú, vamos, es duro, dénle, vamos”, y subía el tono de la voz, como retándonos con el volumen, pero a un hombre musculoso como yo, eso no me quita el sueño.

Lo que sí me pareció bastante ingenioso fue la parte de impartir la sesión, nos hacía imaginarnos planos, bajadas y por supuesto cuestas. Estas son las características que hacen que el spinning no muera, todo es un asunto de originalidad deportiva.

Al final, se hicieron ejercicios de sprint y terminamos disminuyendo las cargas. En resumen, les recomiendo mucho esta clase.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Parque Viva

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad