Publicidad

El galés Ashley Williams, defensa de Swansea, controla el balón marcado por el macedonio Goran Pandev, delantero de Nápoles, durante el partido de este jueves de la Copa de Europa.

Publicidad