Publicidad

El árbitro paraguayo Carlos Amarilla debió ser escoltado por la policía tras decretar el final del partido entre el San Lorenzo de Argentina y el Independiente del Valle de Ecuador por la Copa Libertadores que concluyó 1-1 este jueves en Quito.

Publicidad