Publicidad

Fuera de la cancha

La felicidad de ella, era él

Yvonne Buschbaum representó a Alemania en los Juegos de Sídney. Le fue bien, pero sabía que algo no estaba estaba en su orden.

FOTO: Facebook

Redacción

Las palabras acerca de su pasado no permiten la duda de que el paso hacia el futuro era más que una urgencia: “Durante muchos años sentí que vivía en un cuerpo equivocado. Me sentía un hombre y debía vivir en un cuerpo de mujer”.

Quien habla se llama Balian Buschbaum y se refiere a su vida anterior, cuando su nombre era Yvonne Buschbaum, una garrochista que llegó a representar a Alemania en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000.

En esas justas alcanzó el sexto lugar y ganó un diploma; en síntesis, no le fue mal; pero...

Sí, sabía que algo andaba equivocado con ella y para ponerle remedio al asunto se retiró para arreglar las cosas.

El 21 de noviembre del 2007 dejó la alta competencia para comenzar su cambio de sexo.

También estaba obligada a ese paso, dado que su tratamiento de hormonas masculinas la sacaría de los torneos, debido a que la testosterona habría arrojado resultados positivos en cualquier control antidopaje.

Lo primero que se cambió fue el nombre y se empezó a llamar Balian, como el personaje que interpreta Orlando Bloom (Legolas en El señor de los anillos ) en la película de Ridley Scott ( Gladiador ), Reino de los cielos , del año 2005.

“Me he despertado en completa libertad, el cielo está abierto”, confesó tras la operación.

Vida nueva

Nació el 14 de julio de 1980. Cuando era Yvonne fue catalogada como la mejor garrochista de la historia de Alemania.

Su mejor marca la obtuvo en el 2003: 4,70 metros.

Balian Buschbaum –de 1,77 metros– tiene novia, trabaja con otros garrochistas y es entrenador personal.

“Soy consciente de que la transexualidad es un problema marginal, pero no quiero ser parte de esa marginación, y menos todavía jugar a las escondidas”, expresó Balian, quien hoy vive feliz porque ahora tiene su lugar.

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad