Publicidad

César Lizano

Todos meten mano

En Año Nuevo, el corredor nacional se pone el delantal y junto a su familia cocina.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

En el frente a frente contra el reloj, César Lizano se dejará vencer. No bajará tiempos ni correrá sin mirar al lado. Por el contrario, las últimas horas del año las disfrutará sosegado y rodeado de sus bastiones durante el 2012.

Junto a su esposa Gabriela y su pequeño hijo Gabriel, visitará a sus padres en San Rafael Abajo de Desamparados. Ahí se les unirán sus cuatro hermanos, cuñadas y sobrinos, explicó el atleta.

“Pasamos un día muy divertido. Mi mamá (Lorena Cedeño) como es la que mejor mano tiene, es la encargada de cocinar el plato principal de la cena. Los demás ayudamos con otros platillos”, recordó emocionado César.

Para el desamparadeño, el momento que hace especial la velada, es sin duda el saludo sincero que se comparte pasada la media noche.

Planificar es la clave

Para los primeros días de enero César y su esposa pondrán en práctica su tradicional visita a la iglesia. Pues deben agradecer por las bendiciones recibidas y las que vendrán, contó la pareja.

“En la primera semana planteamos una lista de objetivos con todo lo que deseamos hacer en el año. Y nos ha funcionado bien”, anunció el maratonista.

Este año su meta era obtener su casita propia. El próximo será remodelarla, lo que planean lograr con sus ahorros, pues se dicen poco gastones. Mientras que en el plano personal, César desea retomar su licenciatura en Rendimiento Deportivo. Y ¿por qué no?, ser papá por segunda vez.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad