Publicidad

¡A divertirse!

El portero Daniel Cambronero busca, junto a su familia, atenuar la tensión que se vive en el camerino rojiamarillo, por llegar al bicampeonato

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Andar con “King Kong” al hombro no es jugando, sobre todo, cuando se tiene un bicampeonato entre manos.

Por eso es que el portero del Herediano Daniel Cambronero decidió “picarle los ojos” al estrés a punta de sana diversión.

Sus cómplices: su esposa Solange Rodríguez y su hija Itzel de 9 años, junto a quienes el portero disfruta a diario tras el entrenamiento en el Rosabal Cordero.

“Miento si digo que de mi mente se aparta la idea del partido. Las 24 horas lo tengo presente, pero es necesario alejarse de la tensión”, confiesa el florense.

Por las tardes los tres salen de paseo y aprovechan la agenda navideña que está nutrida de actividades en distintos sitios.

Daniel se define como un hombre alegre aunque lo vean serio, comenta riendo. “Mi fuerte son los chistes, pero siempre cuento los mismos”.

El deportista también es bueno para sacarle el brillo al piso bailando. Y a la cantada...si lo motivan no se le arruga.

Anotando los propósitos

Con respecto al futuro, Daniel confía en que el 2013 traerá estabilidad económica.

“Ha sido un año muy duro para nosotros, ojalá todo se estabilice con el equipo. Nuestro sueño es comprarnos una casita”, reveló el herediano, quien no deja de abonar en su camino.

“Estoy estudiando para entrenador y el próximo año quiero fortalecer el inglés. Yo sé que esto me puede brindar algún día una buena oportunidad”, añora el portero. Agrega que su esposa –quien es licenciada en Pedagogía– es su gran soporte.

Además, la pareja adelantó que les gustaría mucho tener otro hijo. Pero mientras que ese momento llega, el trío hace planes de cómo celebrarán Navidad y cuándo irán a Zapote.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad