Publicidad

Fuera de la cancha

Dirley Yepes quiere que la salve el Capitán América

Dirley Yepes, sin miedo, guardó su espada y confesó: le gusta el Capitán América, reencarnaría en Mozart y ha visto fantasmas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Redacción

La espada no es verdaderamente el arma con la cual se hace poderosa, aunque con ella se alumbró el pecho de oro, plata y bronce con 5 medallas que la subieron al podio en los Juegos Centroamericanos. El franco peligro de Dirley Yepes lo componen su sonrisa, belleza y picardía, con los que enfrenta la vida poniendo al rival a sus pies.

¿Su segunda pasión?

El cine. Me encanta el de terror. Ninguna cinta me ha dado miedo. Mi personaje favorito es Michael Mayer (“Halloween”).

Si alguien le diera la oportunidad de reencarnar en otra persona, ¿quién le gustaría ser?

Sería Mozart, porque desde muy joven hizo grandes obras.

Si hiciera un video musical con un galán, ¿a quién elegiría?

Al actor Steve Rogers de la película “Capitán América” (jajaja).

¿Cree en espíritus?

Me han pasado muchas cosas extrañas, podría decir que me han “asustado”. Los espíritus sí existen, pero a lo mejor algunas personas son más sensibles que otras para sentirlos o verlos.

¿Matrimonio e hijos es parte de su proyecto de vida o no?

Con mis hermanas menores aprendí que los niños son lindísimos pero complicados, difíciles de criar y caros, por eso es que no están para nada en mis planes.

¿El tema del sexo es un tabú?

No. Mi mamá siempre nos ha hablado de todo abiertamente para tratar de darnos una mente crítica y alejarnos de los prejuicios que la sociedad nos pudiera crear.

¿Le dieron el primer beso?

En el kinder. Según recuerdo, los niños a esa edad son coquetos.

Con una máquina del tiempo, ¿a qué época volvería?

A la que jugaba con mi hermano todo el día, rompíamos cosas y ahorrábamos para postales.

¿Ha tenido un fan acosador?

Sí. Por dicha nunca se ha convertido en algo serio.

¿Un domingo sin competir?

Descanso. Si puedo dormir más y no bañarme, mejor.

¿Buena para los chistes?

Me gusta contarlos, pero soy de las que los matan de camino, entonces al final me la paso riendo.

De chiquitilla, ¿qué quería ser?

Veterinaria, artista, contorsionista (para trabajar en el circo) o tener una fábrica de juguetes.

¿Qué haría con $1 millón?

Construiría un centro para los deportes de combate.

¿Para qué es buena?

Para las manualidades.

La hace reír: Sus hermanas

Estudia: Arquitectura

Cocina: De todo menos repostería

Notas: No eran excelentes, pero tampoco malas

Mascota: Adora a su gatita Tati

De ella: Ha dicho mentiras blancas, pero jamás ha sido infiel

De último: Antes de dormir ora

Miedo: Nunca la han asaltado pero le aterran los ladrones

Lágrimas: Antes no lloraba casi nada, pero después de la pubertad se volvió llorona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad