Publicidad

Ejercicio

Fuera de lo normal

Las opciones para ejercitarse van desde saltar trampolín hasta hacer yoga colgado de una manta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

En una sociedad que invierte cada vez más tiempo en hacer plata y menos en hacer ejercicio, los “inventores de los gimnasios” se han puesto cada vez más creativos para atraer a los clientes y mantenerlos en movimiento.

Después de todo, para fortalecerse hay que contraer los músculos y para ganar salud hay que acelerar el corazón por algunos minutos. A partir de ahí, existen miles de formas de lograr esos objetivos aparte de correr, nadar y hacer series y repeticiones levantando una mancuerna.

Por ejemplo hay clases en las que se jalan sacos, se empujan carretas y se le pega a una llanta con un mazo en intervalos muy intensos de un minuto o menos que le sacan el máximo esfuerzo a cualquiera. Estas rutinas tipo militares han explotado últimamente con la moda de los ejercicios funcionales.

En Costa Rica, el gimnasio Arena Trek ofrece algo similar llamado “1 Minute Boot Camp” y lo promocionan como una clase en la que se quema calorías y grasa como nunca. Los gimnasios Multispa ofrecen el Spartacus y el Insanity, ambos con esta tendencia a trabajar con altas intensidades.

¡A volar!

En Estados Unidos se ha popularizado el Yoga Aéreo o Antigravedad. La clase consiste en lograr diferentes posturas colgando de una manta que guinda del techo. “Cuando estamos de cabeza nuestros sistemas nervioso, circulatorio y linfático se refrescan, las toxinas de expulsan del sistema y más oxígeno llega al cerebro”, explicó la instructora Kristina Cubrilo a la revista TIME.

En Costa Rica, la cadena Multispa ofrece el Yoga Wall, que usa mecates adheridos a una pared para mejorar el alineamiento, la postura y ganar flexibilidad.

Las clases sobre un trampolín también crecen en popularidad. Muy gustadas por los corredores pues ejerce menos presión sobre las articulaciones y la rodilla, puede llegar a ser un entrenamiento realmente fuerte: seis minutos equivalen a correr aproximadamente una milla.

“Este entrenamiento hace sentir a los alumnos como niños”, cuenta Carlos López, gerente de Arena Trek, en donde ofrecen una modalidad de clase en trampolín llamada PowerJump, con gran demanda entre los clientes.

Ahí mismo ofrecen el Cardio Striptease, una clase de una hora en la que las mujeres aprenden movimientos de baile sensuales mientras tonifican y ganan estabilidad y equilibrio. “Un entrenamiento divertido, energizante y sexy”, reza la promoción.

Siempre habrá clases y métodos que se venden como lo mejor y más bien pueden poner en riesgo su salud. La educadora física Giselle Cervantes recomienda investigar primero si el instructor está capacitado para dar la clase e investigar en internet acerca de ese método de entrenamiento. “La persona tiene que valorar si puede hacer la clase y si se divierte; una clase adecuada no debe generarle dolor ni causarle molestias”, concluye la educadora.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad