Publicidad

Fuera de la cancha

Austin Berry: ‘Estoy sufriendo las consecuencias de mi error’

El exfutbolista reconoció ayer haberle fallado a su esposa en un momento en el que Dios no estaba en su corazón.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Redacción

“Estoy viviendo una situación muy difícil por un error que cometí. Falté al pacto que le hice a mi esposa y ahora estoy sufriendo las consecuencias”. Así de irrebatible es la realidad que hoy enfrenta el exjugador Austin Berry, quien se encuentra separado de su esposa, la presentadora Glenda Peraza.

Notablemente afectado y con el corazón destrozado, el deportista conversó ayer con Al Día sobre el momento más difícil de su vida. Fue su esposa la que decidió hacer pública la situación mediante su perfil de Facebook, ayer.

Ahí explicó que la ruptura matrimonial obedece a que Berry reconoció haberle sido infiel, motivo por el que ella inició el proceso de divorcio, publicó en su muro.

“Es un momento muy delicado en mi vida y mi matrimonio. Sé que me equivoqué y estoy arrepentido. Como hombre que siempre he sido acepto mi responsabilidad”, aseguró afligido.

Y, aunque es consciente de su falta, también alzó la voz para reafirmar el amor que le evoca su esposa. “La amo a ella y a mi hija. Lamento tanto el daño que les causé”, dijo el deportista con un pesar que lleva 22 días sufriendo.

Haber dejado su hogar, su mundo y a sus amores lo descalabró. El proceso legal está en curso y él lo acepta, pues minimizar el daño a su pequeñita y a ellos como pareja es lo que desea Austin.

Sin Dios en el corazón

Sin ahondar en los detalles que solo a dos interesan, Austin reconoce con humildad que lo sucedido lo vivió en un momento en el que no tuvo a Dios en su corazón y cayó. “Nosotros no hemos aparentado nada en mi casa. Hemos sido un buen matrimonio”, aclaró muy serio Austin ante la maledicencia en el ambiente.

Él solo anhela recuperar a su esposa. Por eso es que está luchando y lo hará hasta donde Dios le dicte. “Quiero recuperar mi hogar, comprendo que no es sencillo y no sé si para hacerlo se tendrá que dar el divorcio”, dijo con voz serena el exseleccionado.

“Sé que nos amamos y que tengo que sanarme yo espiritualmente para poder sanar el dolor de mi hija y mi esposa. En este momento estoy dejándome llevar en manos de Él”, reiteró Austin, quien añora gozar de la paz y tranquilidad que sabe, solo Dios le puede otorgar en esta prueba de vida que enfrenta y en la cual busca obtener el perdón de la mujer que verdaderamente ama.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad